baterías

El Parlamento y el Consejo Europeo alcanzaron el pasado viernes un acuerdo provisionales para revisar las normas de la Unión Europea sobre baterías, considerando los avances tecnológicos y los desafíos futuros.

Las normas acordadas cubrirán todo el ciclo de vida de la batería, desde el diseño hasta el final de su vida útil, y se aplicarán a todos los tipos de baterías vendidas en la UE: portátiles, SLI (que suministran energía para el arranque, la iluminación o el encendido de vehículos), baterías de medios de transporte ligeros LMT (que proporcionan energía para la tracción de vehículos de ruedas como scooters eléctricos y bicicletas), baterías de vehículos eléctricos (EV) y baterías industriales.

Mayor facilidad para de reemplazo y consumidores mejor informados

Los negociadores acordaron requisitos más estrictos para hacer que las baterías sean más sostenibles, eficientes y duraderas. Según el acuerdo, serán obligatorias una declaración y etiqueta de huella de carbono para las baterías EV, las LMT y las industriales recargables con una capacidad superior a 2kWh.

Tres años y medio después de la entrada en vigor de la legislación, las baterías portátiles de los aparatos deben diseñarse para que los consumidores puedan retirarlas y sustituirlas fácilmente ellos mismos.

Para informar mejor a los consumidores, las baterías llevarán etiquetas y códigos QR con información relacionada con su capacidad, rendimiento, durabilidad, composición química, así como el símbolo de “recolección separada”. Las LMT, las industriales con una capacidad superior a 2 kWh y las EV también deberán tener un “pasaporte digital” que incluya información sobre el modelo de batería, así como información específica de la batería individual y su uso.

Las medidas que establece el reglamento de baterías

Según el acuerdo, todos los operadores económicos que comercializan baterías en el mercado de la UE, excepto las pymes, deberán desarrollar e implementar una llamada “política de diligencia debida”, coherente con las normas internacionales, para abordar los riesgos sociales y ambientales relacionados con el abastecimiento, procesamiento y comercio de materias primas y materias primas secundarias.

Por otro lado, el Reglamento establece los objetivos de recolección en un 45% para 2023, 63% para 2027 y 73% para 2030 para baterías portátiles, y en 51% para 2028 y 61% para 2031 para baterías LMT.

De igual modo, los niveles mínimos de cobalto recuperado (16%), plomo (85%), litio (6%) y níquel (6%) de la fabricación y los desechos del consumidor deben reutilizarse en baterías nuevas.

El Reglamento dictamina también que todos los residuos de LMT, EV, SLI y baterías industriales deben recogerse de forma gratuita para los usuarios finales, independientemente de su naturaleza, composición química, condición, marca u origen.

Por último, con fecha límite en el 31 de diciembre de 2030, la Comisión evaluará la posibilidad de eliminar progresivamente el uso de baterías portátiles no recargables de uso general.

Te puede interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí