Ford y Heinz investigan en un bioplástico de fibra de tomate

0
477

Ford, en colaboración con la empresa Heinz, está desarrollando un material bioplástico basado en la fibra de tomate para su utilización potencial en abrazaderas para cables o compartimentos portaobjetos. 

La idea puede parecer peregrina, pero forma parte de varios proyectos de colaboración de la marca automovilística con empresas como Heinz, Coca-Cola, Nike o Procter & Gamble para acelerar el desarrollo de un plástico con base cien por cien vegetal para un uso que iría desde el embalaje a los tejidos, y con un menor impacto medioambiental que los materiales derivados del petróleo que se utilizan actualmente.

Fibra de tomate

En el caso de la fibra de tomate deshidratada, Ellen Lee, especialista técnica de Ford en investigación de plásticos, cuenta que su objetivo es desarrollar un material ligero y resistente, que a su vez cumpla con los requisitos de sus vehículos y que reduzcan el impacto ambiental. Este material podría utilizarse en un principio para partes del vehículo en las que habitualmente se utilizan plásticos provenientes de combustibles fósiles como portaobjetos o diversas abrazaderas.

El residuo de la fabricación del Ketchup de la empresa Heinz alcanza más de dos millones de toneladas/año, que la empresa americana trata de valorizar. Por eso, los investigadores buscan modos innovadores de reciclar y reutilizar las pieles, los tallos y las semillas. Según Vidhu Naqpal, director asociado de Investigación y Desarrollo de envasado de Heinz, están en una fase temprana de investigación y sigue habiendo muchas incógnitas, pero la creación de plásticos compuestos por vegetales es un reto ilusionante.

Compromiso medioambiental

El compromiso de Ford para reducir, reutilizar y reciclar forma parte de la estrategia global de sostenibilidad de la compañía para atenuar su huella medioambiental mientras acelera el desarrollo de vehículos con tecnologías mundiales de eficiencia de combustible. Durante los últimos años, Ford ha incrementado su uso de materiales reciclados no metálicos y materiales de base orgánica. Con el uso de componentes del interior a partir de fibra de celulosa reforzada y aislantes eléctricos a partir de cáscaras de arroz presentados durante el año pasado, el catálogo de materiales de base biológica ya incluye ocho materiales. Otros ejemplos son materiales compuestos a partir de cocos, materiales a partir de algodón reciclado para alfombrillas y tejidos de los asientos y espuma de soja para los cojines de los asientos y reposacabezas.