Porque no resultan seguros, la Dirección General de Tráfico ha decidido prohibir el uso de triángulos de emergencia. En su lugar habrá un nuevo sistema de seguridad que será obligatorio a partir de 2025: luces luminosas que advierten de la presencia de un vehículo parado

Aunque llevamos años y años utilizándolos para indicar la presencia de un coche detenido en la calzada, los triángulos de emergencia son peligrosos.

Ana Blanco, subdirectora adjunta de circulación de la DGT, explica que en el momento el conductor se apea del vehículo para colocar las señales es especialmente vulnerable. Tanto es así que, en 2018, “más de 20 personas fallecieron en autopistas y autovías como consecuencia de este tipo de atropellos”.

Blanco ha recordado que tal y como establece la legislación actual, en caso de accidente o avería y para garantizar la visibilidad, es obligatorio colocar los triángulos de emergencia. Una operación que obliga al conductor a bajar del vehículo y recorrer, al menos, 50 metros hacia adelante y otros 50 metros hacia atrás (las señales deben ser visibles a una distancia mínima de 100 metros). Cuando la detención se produce en vías de un solo sentido, basta con colocar un triángulo a 50 metros del coche averiado o siniestrado.

Las luces serán más seguras que los triángulos

Este es el argumento que ha impulsado a Tráfico a decidir cambiar los triángulos de emergencia por señales luminosas.

De momento, la medida forma parte del borrador del Reglamento de Auxilio en Carretera que la DGT ha presentado a consulta pública.

La intención es que cuando un conductor tenga que detener el vehículo pueda colocar un luz en el techo sin necesidad de apearse. En este vídeo puedes ver cómo funciona:

La DGt quiere que este sistema sea obligatorio a partir de 2015. Actualmente está permitido pero como complemento a los triángulos.

Una idea con premio

El sistema luminoso para señalizar las paradas fue la iniciativa ganadora del III Premio de Emprendedores y Seguridad Vial convocado por Línea Directa.

Requiere unos 30 segundos de instalación, frente a los ocho minutos que necesita la colocación de un triángulo; otra ventaja es que es visible a un kilómetro de distancia en condiciones de baja luminosidad.

Jorge Costas, uno de sus creadores, explica que “gracias a un reflector parabólico, que emite un triple destello ámbar en todas direcciones, el vehículo averiado o accidentado puede ser detectado por el resto de conductores sin necesidad de que el conductor tenga que descender del mismo”.

El nuevos sistema de seguridad que quiere imponer la DGT utiliza tecnología LED; se activa de forma magnética y visual; es muy ligero y fácil de guardar; funciona sin cables, con una pila alcalina de 9V y tiene una autonomía de 2 hora y media en modo de emergencia.

Jorge Costas anticipa, además, que “dentro del equipo estamos trabajando para mejorar el dispositivo para dotarlo de conectividad y que permita emitir avisos a los servicios de emergencia o la asistencia en carreteras“. De esta forma, una vez colocada la luz, el propio instrumento hará la llamada de emergencia al 112, si es necesario, o en caso contrario dará un aviso inteligente a la compañía de seguros y asistencia de Help Flash.

Foto portada: Revista DGT

2 Comentarios

  1. Me parece genial la idea. Pero ya luego vemos una cosa curiosa. Lo dotamos de conectividad. ¿Porque?

    Es decir, si yo me paro y activo, ya aviso, no necesito conectarme a ningún servicio extra o suscripción para hacer algo que ya hago.

    Otra cosa sería si el coche se pega un piñazo y avise al 112 y envié la información del coche… pero no trasladarlo a la luz.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here