Allego, ChargePoint y EVBox Group son los tres primeros miembros de eMobility ChargeUp Europe. Juntos suman más de 150.000 puntos de carga para coches eléctricos en el Viejo Continente. Animan a otras compañías a unirse a ellas.

eMobility ChargeUp Europe es la nueva alianza europea para impulsar la movilidad eléctrica. Detrás de la iniciativa están tres empresas que animan a otras afines a sumarse a su reto de convertirse en “voz para el sector de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos”. Son: EVBox Group (EVBox y Everon), Allego y ChargePoint.

ChargeUp Europe se autodefine como “una nueva alianza de la industria de infraestructura de carga de vehículos eléctricos que se ha unido para trabajar hacia un despliegue rápido y sin esfuerzo de la infraestructura de carga en Europa“.

“Este es un momento crítico en el cambio hacia un sector de transporte sostenible en Europa y los vehículos eléctricos desempeñarán un papel central”, aseguran sus creadores. “Con el Acuerdo Verde de la UE y la creciente demanda de vehículos eléctricos en toda Europa, nos hemos unido para abogar por políticas que apoyen la inversión, eliminen las barreras del mercado y faciliten la absorción sin problemas de los vehículos eléctricos y una experiencia de conducción perfecta para los ciudadanos europeos”, afirman.

EVBox se une a GIREVE, la plataforma de interoperabilidad europea.
EVBox se une a GIREVE, la plataforma de interoperabilidad europea.

Los tres pilares de trabajo de ChargeUp Europe

Las tres compañías impulsoras de la alianza suman más de 150.000 puntos de carga en toda Europa. Ampliar el número de cargadores disponible no es, sin embargo, la única prioridad de ChargeUp Europe (como sí lo es para Ionity).

La nueva alianza europea se compromete a ofrecer una experiencia de carga continua para los conductores de vehículos eléctricos, incentivar la inversión y crear un modelo de mercado abierto y centrado en el consumidor para la infraestructura de carga en Europa.

EVBox abre oficina en Madrid
EVBox ha cerrado acuerdos con empresas energéticas y de automoción. Desde Madrid gestionará el sur de Europa

Su plan de ataque tiene tres pilares:

  • Impulsar un despliegue de infraestructura que comience con las necesidades del consumidor
  • Hacer que la conducción de vehículos eléctricos sea conveniente a través de las fronteras y luchar por un modelo de mercado abierto respaldado por estándares y protocolos abiertos
  • Trabajar para eliminar las barreras del mercado relacionadas con concesiones, cuadrículas, intercambio de datos y códigos de construcción

Decálogo de intenciones

Estos tres pilares, se desgranan a su vez en las siguientes medidas:

  1. Ofrecer un modelo centrado en el consumidor para la carga de EV en Europa mediante el desarrollo, la implementación y el funcionamiento de una infraestructura de carga de alta calidad que satisfaga las necesidades prácticas de los controladores de EV
  2. Garantizar la transparencia de los precios en tiempo real en cada caso de uso en las redes para optimizar la experiencia del conductor
  3. Aumentar la comprensión de los ciudadanos, los incentivos y el apoyo para la movilidad eléctrica
  4. Proporcionar datos de PDI de calidad y en tiempo real para todos los consumidores de sus redes
  5. Hacer de la interoperabilidad y la elección con respecto a los sistemas de autenticación y pago una prioridad
  6. Crear un marco regulatorio predecible, no discriminatorio y basado en el mercado para la movilidad eléctrica en Europa

  7. Apoyar un modelo de mercado abierto respaldado por regulaciones de futuro para crear las condiciones de inversión adecuadas para una infraestructura de carga EV de vanguardia

  8. Promover las sinergias entre los sectores del transporte y la energía a través de la carga inteligente y flexible.

  9. Buscar fuertes impulsores no financieros de la carga de vehículos eléctricos, tales como códigos de construcción ambiciosos y un fuerte derecho al enchufe

  10. Garantizar el más alto nivel de protección de datos y ciberseguridad

Estación de carga rápida Porsche

ChargeUp Europe, a través del Green Deal, tiene el objetivo para el año 2050 de lograr la neutralidad de carbono, en paralelo al crecimiento de la demanda de vehículos eléctricos.

“Se prevé para el año 2030, habrá 44 millones de vehículos eléctricos circulando en las carreteras europeas”, calculan los creadores del proyecto. “Para garantizar el desarrollo y que la infraestructura siga creciendo, ChargeUp Europe adoptará las condiciones necesarias y adecuadas para incentivar la inversión, así como brindar un modelo de infraestructura de carga al mercado abierto y centrado en el consumidor europeo”, afirman.

ChargeUp Europe ha programado el evento de lanzamiento para el verano en Bruselas. “Dadas las circunstancias actuales con respecto al coronavirus, esto está sujeto a cambios”, matizan.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here