La cadena de supermercados Lidl quiere que el suyo sea un negocio sostenible. Entre otras iniciativas para conseguirlo, ha decidido incluir camiones eléctricos en su flota de vehículos de reparto. Para ello, ha firmado un acuerdo con Einride.

“En Lidl, tenemos la intención de ser el líder de la industria del transporte sostenible y completamente libre de fósiles para 2025. Para permitir esto, ahora comenzaremos la transición al transporte totalmente eléctrico junto con Einride”. Estas declaraciones de Carl Ceder, Gerente de Logística de Lidl Suecia, dejan claro cuáles son los planes de la cadena de supermercados para los próximos años.

En realidad, Lidl lleva tiempo trabajando por conseguir que la suya sea una cadena de suministro libre de emisiones. Un proyecto en el que siempre ha tenido claro que el transporte de productos debía tener un peso fundamental.

En 2017, Lidl se asoció con Einride. La firma de este acuerdo supuso un primer paso para el despliegue de un plan que busca hacer mucho más eficiente la flota de vehículos de reparto de la cadena y que se aplicará en fases graduales.

Lidl iniciará el reparto en camiones eléctricos en octubre

El siguiente paso en el camino de Lidl hacia la electrificación de su flota se dará en octubre.

Está prevista que después del verano empiecen a operar los primeros camiones eléctricos de la cadena de supermercados. Esta primera fase servirá para medir la viabilidad del proyecto y se aplicará solo en algunas tiendas de Estocolmo, Suecia. Los camiones eléctricos se encargarán de transportar productos desde el almacén central de la compañía hasta algunas de las tiendas de la ciudad.

Lo que no se sabe es qué modelos de camión eléctrico será el modelo elegido. Einride cuenta con varios modelos en desarrollo. En las imágenes te mostramos el modelo Einride e-Truck (derecha), un camión cien por cien eléctrico que ofrece diferentes configuraciones; y el modelo Einride Vaina (izquierda) que, además de eléctrico, es autónomo:

En una segunda fase se ampliará el radio de actuación que incluirá más localidades de Suecia.

El proyecto de Lidl es más ambicioso y, además de electrificar la flota de reparto, contempla la automatización de sus trabajos para sí reducir al mínimo las emisiones contaminantes de su cadena de suministro. El objetivo de la compañía es tener una red logística completamente libre de combustibles fósibles en Suecia para el año 2025.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here