Tras más de una década en el mercado, toca decir adiós al Mitsubishi i-MiEV. La marca ha decidido dar por finalizada la producción del que fuera su primer coche eléctrico de producción por las bajas ventas de los últimos tiempos.

El Mitsubishi i-MiEV pasará a la historia como uno de los primeros coches eléctricos de producción que circularon por España. Comparte título con el Peugeot iOn y el Citroën C-Zero, tres enchufables que comparten plataforma, motor eléctrico y un buen número de componentes mecánicos.

El i-MiEV llegó al mercado en 2009. Supuso una revolución no solo porque daba respuesta a la necesidad de poder seguir utilizando el coche en las grandes ciudades sin que eso supusiera sumar emisiones a la atmósfera; también por su diseño, redondeado y de contenidas dimensiones.

El Mitsubishi i-MiEV desaparecerá con el año 2020

Hace tiempo que el i-MiEV dejó de comercializarse en los mercado occidentales pero todavía sigue a la venta en Japón.

Es allí donde un medio de comunicación ha filtrado un informe en el que responsables de la marca habrían fijado la fecha para el cese definitivo de la producción del i-MiEV. De ser ciertos los rumores, con 2020 se cerrará la fabricación de uno de los modelos más longevos del mercado eléctrico actual.

Urbanita por excelencia

Concebido bajo las premisas que definen a los kei-cars japoneses, el i-MiEV es un utilitario urbano que mide 3.475 mm de largo, 1.475 mm de ancho y 1.608 mm de alto y tiene una capacidad de carga del maletero es de 166 litros.

A la venta desde 2009, fue sometido a su último lavado de cara en 2015. Desde entonces ofrece algunas tecnologías y comodidades como los faros de LED, los asientos calefactables, el sistema de monitorización de la presión de los neumáticos (TPMS) o el aviso acústico que recuerda que el cable de carga está conectado. Estas justifican (en parte) su precio, demasiado elevado para muchos.

El Mitsubishi i-MiEV que dejará de fabricarse se mueve gracias a un motor síncrono de imanes permanentes, con 180 Nm de par motor disponibles desde el mismo momento en que se pisa el acelerador. Sus baterías se recargan por conexión a la red eléctrica, pero también a través de la frenada regenerativa que se inicia tan pronto se levanta el pie del acelerador.

En España lleva tiempo fuera de la gama de Mitsubishi. Sí se pueden encontrar unidades a la venta en el mercado de segunda mano que, quizá, ahora vean aumentar su valor al convertirse en una rara avis.

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here