Lo habíamos visto de ‘pasada’, como un proyecto en el que trabajaba un pequeño grupo de ingenieros de la marca. Pero los resultados están siendo satisfactorios. Tanto que Volkswagen ha decidido presentar de manera oficial su primer robot autónomo de carga para coches eléctricos. La clave: el coche no se desplaza hasta el cargador, sino al contrario.

Sin presumir demasiado de ello, Volkswagen lleva tiempo trabajando en el desarrollo de un robot de carga para vehículos eléctricos. La idea es que no sea el conductor quien tenga que llevar el coche hasta el punto de recarga y conectarlo, sino que sea el cargador quien se desplace hasta el vehículo y se encargue de todo el proceso.

Las primeras pruebas han dado resultados satisfactorios. Tanto que la marca alemana se ha animado a hacer una presentación oficial del prototipo.

Así funciona el robot de carga de Volkswagen

El cargador autónomo de Volkswagen funciona a través de una aplicación o comunicación Car-to-X, de forma totalmente autónoma.

El robot se dirige de forma independiente el vehículo a cargar y se comunica con él: desde la apertura de la tapa de la toma de carga hasta la conexión del enchufe y su desacoplamiento. Todo el proceso de carga se lleva a cabo sin ninguna participación humana.

Para cargar varios vehículos al mismo tiempo, el dispositivo mueve un remolque (una unidad de almacenamiento de energía móvil) hasta el punto en que se encuentra estacionado vehículo eléctrico, lo conecta y luego usa esta unidad de almacenamiento de energía para cargar la batería del vehículo eléctrico. La unidad de almacenamiento de energía permanece con el vehículo durante el proceso de carga; mientras tanto, el aparato carga otros vehículos.

Los cargadores autónomos de Volkswagen están preparados para mover baterías de 50 kW con lo que podrían cargar varios vehículos a la vez en función de la capacidad de sus baterías.

Una vez finalizado el proceso de carga, el mismo robot recoge las baterías siguiendo el procedimiento inverso y las devuelve a su base de carga; una vez recuperada la energía, esas mismas baterías se utilizarán para cargar otros coches eléctricos estacionados en las proximidades.

“La creación de una infraestructura de carga eficiente para el futuro es una tarea central que desafía a todo el sector; estamos desarrollando soluciones para ayudar a evitar costosas medidas independientes”, explica Thomas Schmall, director ejecutivo de Volkswagen Group Components.

Superadas las primeras pruebas, el robot de carga autónomo de Volkswagen podría salir al mercado en la primera mitad de 2021.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here