I.D. R Pikes Peak

El nuevo I.D. R Pikes Peak afrontará la famosa carrera con el objetivo de batir el récord de 8:57,118 minutos para los coches eléctricos. Para ello, el coche cuenta con 500kW (680 CV), 650 Nm de par motor y una construcción ligera de menos de 1.100 kg.

“El objetivo de Volkswagen es alcanzar la cima de la movilidad eléctrica con la familia I.D. Así, la implicación de la marca en Pikes Peak no sólo marca una tendencia de futuro en el mundo de la competición, sino que tiene un gran significado simbólico en el más estricto sentido”, afirmó Frank Welsch, responsable de Desarrollo del Comité Ejecutivo de Volkswagen Turismos, en la presentación del I.D. R Pikes Peak en Alès, Francia.

El vehículo, con una construcción ligera que hace que pese menos de 1.100 kg, está equipado con 500 kW (680 CV) y tiene una aceleración de 0 a 100 km/h en 2,25 segundos, haciendo de este vehículo de competición totalmente eléctrico un coche más rápido que los de Fórmula 1 y Fórmula E.

l.D. R Pikes Peak, cuyo nombre procede de la “R”, que es sinónimo de coches de alto rendimiento, e “I.D.”, símbolo de la tecnología eléctrica inteligente de Volkswagen, usará las baterías de litio como sistema de almacenamiento de energía al igual que en los vehículos de producción con propulsión eléctrica. Sin embargo, al contrario que en la fabricación de estos vehículos de producción, el objetivo de los ingenieros en el desarrollo del motor no ha sido la máxima autonomía, si no la mayor potencia posible para lograr coronar la cima de Pikes Peak. Alrededor del 20% de la energía eléctrica requerida se genera durante el recorrido de 20 kilómetros. La clave es la recuperación de energía: al frenar, los motores eléctricos, que en este caso operan como generadores, convierten parte de la energía de frenada en electricidad y la transfieren a la batería.

Las pruebas del recorrido de Pikes Peak son muy limitadas y solo son posibles en ciertas secciones, por lo que estas pruebas serán realizadas por Volkswagen en el circuito de carreras de Alés, localidad de la que es originario Romain Dumas, el piloto que estará encargado de batir el récord de “La carrera hacia las nubes” de 8:57,118 segundos para los coches eléctricos.

La carrera empieza a 2.862 metros sobre el nivel del mar, y tiene un desnivel vertical de 1.440 metros, 156 curvas, 100% asfalto, y un solo intento para completarla. La meta final de la carrera, situada en la cumbre de Pikes Peak (4.302 m), experimenta temperaturas por debajo del punto de congelación a finales de junio, por lo que la preparación, tanto del piloto como del vehículo, debe ser extremadamente rigurosa.

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here