baterías para vehículos eléctricos

Total, a través de su filial Saft y PSA con Opel, han anunciado un plan para poner en común sus conocimientos con el objetivo de desarrollar la actividad de fabricación de baterías para vehículos eléctricos en Europa. A raíz de la colaboración los socios de ambas empresas quieren formar una joint-venture llamada Automotive Cell Company (ACC).

Total y Saft han anunciado que unirán sus fuerzas para la producción de baterías de vehículo eléctrico en Europa. La empresa conjunta que formarán, Automotive Cell Company, producirá baterías a partir de 2023. Las baterías para vehículo eléctrico dispondrán de tecnología de gran rendimiento energético en cuanto a autonomía y tiempo de carga, mientras que también tendrán una reducida huella de carbono que establecerá un nuevo estándar en Europa.

Participada al 50% por Saft y Grupo PSA/Opel, durante la fase de producción comercial la participación de Saft en ACC bajará hasta el 33%.

Fases del proyecto para fabricar baterías para vehículos eléctricos

Incluyendo la construcción de una planta piloto en las instalaciones de Saft en Nersac, la primera fase del proyecto se centra I+D. La instalación de la planta está prevista para mediados de 2021 y será posible tras la inversión de 200 millones de euros. El proyecto generará alrededor de 200 empleos en la región de Nueva Aquitania, Francia.

Tras esta primera fase, se decidirá invertir en la construcción de una planta a gran escala, inicialmente de 8 GWh, que podría aumentar más adelante hasta los 24 GWh. Esta planta estaría situada en la región norte de Alta Francia y tendría una planta gemela en Alemania para cumplir el objetivo de alcanzar los 48 GWh en 2030. Esta producción tendría unas cifras de 1 millón de baterías al año, lo que supone el 10-15% del mercado europeo.

El proyecto, que necesitaría para completarse una inversión cercana a los 5.000 millones de euros, espera recibir 1.300 millones en fondos públicos en el marco de la iniciativa IPCEI, autorizados por la Comisión Europea.

Patrick Pouyanné, presidente y director ejecutivo de Total:  “En 2015, Total estableció la ambición de convertirse en el principal responsable de energía. Con eso en mente, adquirimos Saft, un importante fabricante de baterías, en 2016, principalmente para desarrollar almacenamiento de energía para apoyar el crecimiento de energías renovables intermitentes como la solar y la eólica. El rápido crecimiento de la movilidad eléctrica ofrece a Total, a través de Saft, otra oportunidad de crecimiento y compromiso con una economía descarbonizada. Con el apoyo de las autoridades francesas, alemanas y europeas, desplegaremos nuestra mejor experiencia y tecnologías junto con nuestro socio Grupo PSA, para crear una industria europea competitiva de baterías“.

Carlos Tavares, Presidente de la Junta Directiva de Grupo PSA, añade: “Nuestro propósito es ofrecer a los ciudadanos opciones de movilidad que sean limpias, seguras y asequibles. Estoy convencido de que este proyecto, con nuestro socio Total / Saft, creará un referente en el desarrollo y producción de celdas de batería para automóviles en Europa. Quisiera agradecer a las autoridades francesas y alemanas, a las regiones de Nueva Aquitania y Alta Francia y al estado de Renania-Palatinado por su apoyo activo, que es decisivo en la creación de un negocio competitivo respaldado por Total y su filial Saft, Grupo PSA y Opel.”

Te puede interesar

España tiene la segunda mina de litio más grande de Europa

Así es como de verdad se degradan las baterías de vehículos eléctricos

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here