Red de recarga de Repsol actualmente.
Red de recarga de Repsol actualmente.

Repsol ha anunciado una solución integral para fomentar la movilidad eléctrica. No sólo suministrando energía 100% renovable a particulares y empresas, sino a través de una potente red de ámbito público. La compañía ya cuenta en España con una red relevante, pero se ha comprometido a tener para sus clientes un punto de carga rápida cada 50 km.


Repsol ha definido su propio plan para el negocio de la movilidad eléctrica. El objetivo es que, apoyándose en las 3.300 estaciones de servicio, los usuarios de vehículos eléctricos puedan desplazarse por el país sin problemas.

Actualmente, el servicio de Repsol, para el ámbito vinculado, incluye: la instalación ‘llave en mano’ del terminal en garajes particulares o comunitarios y parkings de empresa; la tarifa eléctrica y servicios adicionales como el mantenimiento de dicho terminal; y a ello se suman “descuentos muy sustanciales en las cargas en nuestra red pública para nuestros clientes de electricidad en el hogar”.

Repsol y el negocio de la movilidad eléctrica

Repsol inició su andadura en la movilidad eléctrica con la creación en 2010 de la sociedad IBIL, participada al 50% por el Ente Vasco de la Energía (EVE). En 2018 compró Viesgo, con lo que también paso a ser comercializadora de electricidad. En 2019, adquirió la rama comercial a IBIL, que incluía la red de recarga. Repsol sigue teniendo el 50% de IBIL. Esta compañía es la que actúa como proveedor y asesor tecnológico para que Repsol pueda incorporar nuevas tecnologías a la red de carga.

En esa línea, ambas empresas han desarrollado la primera instalación pública con almacenamiento de energía en Tolosa (Guipúzcoa). La instalación utiliza baterías de autobuses recicladas para ello.

Fabricantes de automóviles

Para Repsol también es prioritario llegar a alianzas con socios estratégicos, como: fabricantes de vehículos, grandes corporaciones, empresas de renting o administraciones públicas.

Acuerdo Nissan-Repsol

En esa línea va el acuerdo alcanzado con Nissan. Según éste, y en una primera fase, se prevé el despliegue de 15 puntos de carga rápida en estaciones de servicio de la geografía española. Su potencia será de 50 kW y se unirán a los 70 que ya tiene Repsol actualmente.

Además, también la compañía tiene un acuerdo con Kia. Incluye la prescripción en sus concesionarios de los servicios de recarga de Repsol como solución preferente para sus vehículos 100% eléctricos e híbridos enchufables.

Además, ambas compañías se aliaron en 2018 a través de la empresa de carsharing WiBLE. En tres años: ha alcanzado una flota de 500 vehículos Kia Niro PHEV; sus usuarios superan los 200.000; y ha realizado ya más de 1,4 millones de viajes.

Otros acuerdos

Repsol también ha llegado a acuerdos de colaboración para instalar puntos de carga con diferentes administraciones. Entre ellas: Zaragoza, Santander, Madrid, cabildos de Fuerteventura y Lanzarote y varias administraciones vascas.

Asimismo ha anunciado un protocolo de colaboración con la Guardia Civil.

Igualmente, ha llegado a acuerdos para instalar puntos de carga con otras empresas, como: Asisa, Condis y Ricoh.

Energía renovable

Repsol ya ofrece energía 100% renovable en sus puntos de carga para vehículos eléctricos.

Además, para la compañía, la digitalización es clave. De hecho, su app Waylet es la herramienta central para que los clientes con VE localicen puntos de carga próximos, activen la recarga y la paguen cómodamente.

A través de Waylet los clientes también pueden acceder a los terminales inteligentes de recarga que Repsol tiene disponibles para el domicilio o la empresa. Los usuarios pueden consultar sus consumos, gestionar su energía, iniciar y detener las recargas a distancia, etc.

Estos terminales son monitorizados desde un centro de control que permite resolver en remoto gran parte de las incidencias de mantenimiento que puedan generarse.

Movilidad eléctrica

Recarga rápida y ultra-rápida

Uno de los hándicaps de la movilidad eléctrica es la infraestructura de carga. Repsol cree que el uso del vehículo eléctrico no avanzará sin un mayor despliegue de infraestructuras. Pero también opina que se necesita que esa infraestructura esté profesionalizada.

Carlos Bermúdez, Gerente Comercial de Movilidad Eléctrica de Repsol, lo explica:

“Una profesionalización que es crucial y pasa por tener en cuenta las necesidades de los clientes; adecuando el tipo de infraestructura a lo que estos necesitan; instalando dicha tecnología en ubicaciones estratégicas (como pueden ser las estaciones de servicio ubicadas en los corredores); garantizando a los usuarios que dichas instalaciones sean accesibles; operativas 24×7; estén dotadas de servicios auxiliares (aseos, restauración, etc.); correctamente mantenidas, etc.”.

Para incrementar la movilidad eléctrica se necesita impulsarla más allá del ámbito urbano, afirma la compañía. Es decir, requiere: “un diseño como país para montar puntos de recarga ultra-rápida situados estratégicamente en los principales corredores”.

Repsol está dando pasos en esta dirección con sus instalaciones de este tipo en funcionamiento en las estaciones de servicio de: Lopidana (Álava), emplazada en la carretera N-I, y de Ugaldebieta (Vizcaya), en la Autovía A-8. Cada una cuenta con 4 puntos de recarga de estas características.

La Ley de Cambio Climático y los operadores de recarga eléctrica prevén un despliegue de puntos de carga masivo en los próximos años. Repsol se suma a ello y pide que se realice el despliegue con un criterio lógico, garantizando la cobertura en todo el territorio.

Según Bermúdez:

“Por ello, nuestra intención es desarrollar una red capilar con un punto de carga rápida cada 50 kilómetros en las grandes vías y corredores y complementar esa red con puntos de carga ultra-rápida en emplazamientos estratégicos”.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here