Desde que en 1932 naciera el logotipo de Audi, los famosos cuatro aros han sido siempre sinónimo del confort y la tecnología de nivel premium que representan en el Grupo Volkswagen. Ya teníamos ganas de contaros nuestras impresiones al probar el Audi Q4 e-tron y saber si se seguían cumpliendo las premisas de la marca germana en un modelo 100% eléctrico. Y vaya si se cumplieron.

Es verdad que Audi no está hecho para que lo puedan poseer todos los mortales, pero sí para que lo deseen poseer. ¿Y qué sería de la vida si no tuviéramos sueños? Pero vamos a dejarnos de filosofar y vamos a contaros qué tiene de bueno este Audi Q4 e-tron.

Audi Q4 e-tron

La versión que probamos fue la S Line 50 quattro, la gama intermedia de las tres con las que cuenta el Q4 e-tron, pero la más alta en potencia: hasta 220 kW (300 CV),  con tracción cuatro ruedas y batería de 77 kWh netos. Si os contamos que puede acelerar de 0 a 100km/h en 6,2 segundos podéis haceros una idea de su potencial. Además, la versión S Line lleva una suspensión deportiva que acerca la carrocería al suelo en 15mm para hacerla aún más atrevida. 

Audi Q4 e-tron
Audi Q4 e-tron

Exterior del Audi Q4 e-tron

Nos gustaron mucho sus medidas exteriores. Muy contenidas en longitud ya que nos vamos a los 4,59m, 16 cm menos que el Tesla Model Y por ejemplo. Nos parece destacable que el voladizo delantero mide sólo 86 centímetros, es decir, que tenemos muy poco morro y en las maniobras de giro en calles estrechas se nota mucho.

Pero eso no quita para que tengamos un buen maletero de 520L, o que la distancia de la banqueta trasera al respaldo delantero sea muy cómoda. Digamos que Audi ha primado la comodidad de los pasajeros con respecto a un exceso de capacidad del maletero, que no siempre se usa.

La línea de este Audi Q4 e-tron es muy atractiva. Desde la agresiva parrilla delantera la línea que dibuja hasta la parte trasera es muy dinámica y se nota en el coeficiente aerodinámico (Cx) de 0,28. Llaman la atención las llantas de 5 brazos y 21 pulgadas acabadas en color bronce. 

Interior

Lujo y sobriedad al mismo tiempo es lo que caracteriza a este Audi 100% eléctrico en el que no faltan detalles, pero tampoco nos aturullan con exceso de botones. Por el contrario, todo es bastante equilibrado, y un buen ejemplo es el selector del cambio integrado en esta zona central, con un diseño muy limpio y práctico. No se notan, pero los huecos para guardar objetos son múltiples y en conjunto alcanzan los 25 litros de capacidad.

El volante es deportivo, con los extremos superior e inferior achatados para un agarre más rápido en curva, y con un tacto impecable. 

Un detalle sostenible agradable y vegano es el compuesto de los asientos en la versión S Line, que contiene grandes cantidades de poliéster reciclado. En cada asiento se utilizan alrededor de 26 botellas PET recicladas de 1,5 litros.

La pantalla táctil de 11,6” que lleva el Q4 es la más grande de toda la gama de Audi. En ella podemos navegar por todos los menús para navegación, sistema de entretenimiento, o los sistemas de ayudas a la conducción. 

También podemos ver los consumos y la carga de la batería, pero para poder programar la carga, la climatización, o planificar la ruta lo tendremos que hacer desde la App My Audi.

DCIM101MEDIADJI_0009.JPG

Recarga y Autonomía del Audi Q4 e-tron

En cuanto a la recarga, Audi Q4 e-tron 50 viene con cargador embarcado de 11 kW para corriente alterna, es decir, la que tenemos todos en el garaje de casa. Así que podremos cargar nuestro Q4 e-tron completamente en unas 8h. Como os decía, para la carga rápida en corriente continua podremos hacerlo en cargadores Ionity con hasta 135 kW de potencia. 

Sobre la autonomía, en nuestra prueba a lo largo de esta semana, hemos obtenido unos 20 kWh de consumo a los 100 km. Os diré que hemos alternado la ruta en carretera con el callejeo de la ciudad y las circunvalaciones, así que teniendo en cuenta que la batería es de 77 kWh netos podremos hacer cerca de 400km sin recargar. Calculamos que en autopista a velocidades más altas, la autonomía será de unos 350km.

Prueba en ruta

Pero sin duda lo que más nos ha gustado de este Audi Q4 e-tron es su nivel de confort en ruta. La potencia de su motor conjugada con la suavidad de su suspensión con control de amortiguación te ofrecen una seguridad al volante francamente inigualable.  Los 2.135 kg de peso se nota en el aplomo del coche en la carretera, pero los 220 kW de potencia tiran de ellos con rotundidad y ligereza. 

Versiones y precios del Audi Q4 e-tron

Si queréis comprar un Audi Q4 e-Tron debéis saber que disponéis de 3 acabados y 3 motorizaciones. Es decir, de hasta 9 opciones básicas a las que después podréis añadir algunos extras. 

Así, la versión más económica es la Advanced 35 con una potencia de 125 kW y una batería de 52 kWh netos. Esta versión según datos del fabricante, la tenemos desde  44.460€, que si añadimos los 7.000€ del Moves 3 podemos conseguir por 37.460€

Y si queremos ir a la versión más alta de la gama debemos fijarnos en el acabado Black Line y el modelo 50 quattro, que ya cuenta con 220 kW, los 300 CV de siempre, tracción 4 ruedas y batería de 77 kWh netos. Pero tendremos que desembolsar 64.130€ y no tendremos ayuda del plan Moves 3 porque nos pasamos claramente de los 45.000€ + IVA que fija el plan como máximo para tener derecho. 

Galería de Fotos

Audi Q4 e-tron Te puede interesar

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Please enter your name here