Es cierto que vemos cada vez más cerca el vehículo autónomo, pero aún queda para que los veamos en nuestro entorno. Sin embargo, hay una industria que lo está utilizando desde hace una década. La minería utiliza vehículos sin conductor con éxito probado, lo que reafirma la idea de que no falta mucho para que sean una realidad junto a nosotros.

Hablamos hace un tiempo del vehículo eléctrico sobre ruedas más grande del mundo y era de Komatsu. Hoy hemos conocido que esta compañía japonesa celebra el décimo aniversario de su Sistema Autónomo de Transporte (AHS). A día de hoy, más de 100 camiones AHS operan en minas de Australia, Norte y Sur de América y Sudáfrica.

Los 10 años de éxito de la autonomía de Komatsu, así como los cero incidentes de seguridad, muestran que su sistema funciona. Ahora , la compañía está desarrollando una tecnología de adaptación para incorporar a sus camiones más antiguos el mismo sistema.

De hecho, la compañía realizó y completó con éxito pruebas para ello en 2017. El kit de adaptación, montado en un camión estándar eléctrico 830E de Komatsu  permitió que operara en modo autónomo. Como resultado, Komatsu está recibiendo pedidos de kits de actualización para camiones. Esto nos resulta muy curioso, puesto que adaptar un camión antiguo a la tecnología autónoma, aunque parezca ficción, es real.

Komatsu AHS
Komatsu AHS, vehículos autónomos para la minería

Komatsu y la minería

En 2005, Komatsu comenzó el ensayo de su vehículo autónomo en la mina de cobre de CODELCO en Chile. Después, en 2008, comenzó su expansión del AHS. Ese mismo año, además de Chile,  introdujo sus vehículos autónomos en la mina de hierro de Rio Tinto en Australia. A día de hoy, sus vehículos autónomos están en unas cuantas minas más del citado continente, así como de América y de Sudáfrica.

Komatsu no piensa que sus logros tengan que ver con la tecnología de vehículos autónomos en general. Ellos mismos reconocen que los desafíos inherentes a las industrias automotriz y de transporte no están en la industria minera, al menos de la misma manera.

Consideran que, en el mundo de la minería, el vehículo autónomo es un producto necesario. Ellos dicen que añade seguridad y eficiencia. Sus vehículos operan las 24 horas del día sin incidencias. Y las cifras son concluyentes: a fines de 2017, los vehículos autónomos de Komatsu registraron un total acumulado de 1.500 millones de toneladas de materiales transportados.

Existe un interés creciente por esta tecnología de otras empresas mineras, por lo que Komatsu está desarrollando la tecnología autónoma para otras máquinas.

Camión minero autónomo de Volvo

No sólo Komatsu trabaja en el uso de vehículos autónomos en la minería. Volvo Trucks actualmente tiene cuatro camiones sin conductor en una ruta de 7 km a través de la mina Kristineberg en Suecia. Es una prueba que lleva más de dos años en curso.

Los camiones se basan en volquetes estándar FM de Volvo, pero con escáneres láser en cada esquina, lo que significa que todas el área del camión están protegidas, ya que pueden monitorear continuamente su entorno, evitando obstáculos tanto fijos como móviles.

A diferencia de los camiones mineros de Komatsu, Volvo indica que sus vehículos están estrechamente relacionados con los de carretera. Su tecnología, añaden, podría operar en un entorno vial, como lo es la mina Kristineberg, que tiene una red de carreteras “reales” a través de sus túneles.

Volvo sí cree que la tecnología de vehículos autónomos mineros influirá cobre el resto de las industrias, dada la dificultad de de trabajo a la que están sometidos.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here