Los sistemas inteligentes del EQC ayudan a optimizar el uso de la energía.
Los sistemas inteligentes del EQC ayudan a optimizar el uso de la energía.

El estilo de conducción influye en el consumo de cualquier vehículo, también de los eléctricos. De ahí que el Mercedes EQC asista al conductor sobre cómo optimizar el uso de la energía mediante estrategias inteligentes.


Tuvimos oportunidad de probar el Mercedes EQC justo antes de que se declarara la emergencia sanitaria. El resultado de esa prueba deja claro lo que nos parece el coche. Así lo indicábamos:

“Mercedes EQC no debería ser el primer coche eléctrico que pruebes. Si lo haces corres el riesgo de enamorarte de los 300kW (408CV) de potencia combinada en sus dos motores (uno por eje), y no parar hasta que se acabe la batería de 80kWh de capacidad”.

Pero también hablábamos hace poco de su sostenibilidad. Y decíamos que el test medioambiental, y el análisis de su ciclo de vida, indican que compensa con creces las emisiones de su producción.

Hoy nos referimos a los sistemas que Mercedes-Benz ha incorporado al EQC. Permiten optimizar el uso de la energía, siendo el conductor consciente de ello.

Optimizar el uso de la energía

El coche ofrece la posibilidad de elegir el modo de conducción con el selector Dynamic Select. Eligiendo el modo de conducción ECO, la conducción es eficiente; eligiendo MAX RANGE, se maximiza la autonomía viable.

El conductor también puede elegir el nivel de recuperación energética mediante las levas del volante. Los niveles van desde una marcha por inercia (modo planeo) hasta un nivel máximo de recuperación. Así los modos de retención son: Dauto (asistente ECO activo, en función de la situación, planeo o recuperación); D + (planeo); D (ajuste estándar, recuperación débil); D – (recuperación media); D – – (recuperación intensa), es posible la conducción con un solo pedal.

El EQC ofrece diferentes configuraciones para que el conductor decida cómo quiere conducir. Pero el vehículo puede calcular cuál sería la conducción óptima desde el punto de vista energético, gestionar de forma automática el consumo de energía e informar al conductor para una conducción eficiente. Estas son las tareas del asistente ECO y del pedal háptico.

Mercedes EQC.
Mercedes EQC.

Asistente ECO

El asistente ECO ayuda a practicar una conducción anticipativa para consumir menos energía y aumentar la así autonomía. El sistema analiza permanentemente si un vehículo precedente circula más despacio, o si se aproxima una limitación de velocidad o una pendiente. En consecuencia, el asistente ECO muestra una indicación óptica indicando al conductor cuándo debe levantar el pie del acelerador para practicar una conducción anticipativa.

El sistema determina, al levantar el pie del acelerador, si el vehículo debe planear, es decir, seguir rodando con la mínima resistencia posible al avance; o si es preferible que decelere para recuperar energía para la batería.

En los programas de conducción MAX RANGE, ECO o COMFORT se muestra la indicación «Levantar el pie del acelerador» en el cuadro de instrumentos. En el caso de equiparlo, en el Head-up-Display. Al mismo tiempo, el asistente ECO muestra en una gráfica el motivo de su recomendación; por ejemplo «Se aproxima un cruce» o «Se aproxima una pendiente».

Pedal acelerador háptico

El pedal acelerador háptico se comunica con el conductor del nuevo EQC mediante un punto de resistencia que asume dos importantes funciones: limitar el par de propulsión; e indicar la velocidad máxima a la que se debe circular para poder llegar al destino. El sistema calcula permanentemente cuál es la velocidad ideal y ayuda al conductor a mantenerla en todo momento. Incluso se anticipa cuando reconoce una rotonda o un coche circulando por delante más despacio.

También controla de forma permanente si se puede llegar al destino supervisando la autonomía, según el estado de la batería. El punto de resistencia del pedal muestra la velocidad con la que se puede alcanzar el destino.

La supervisión activa de la autonomía reacciona a cambios en las condiciones y adapta de forma variable la velocidad. Si la energía es insuficiente para alcanzar un punto de parada intermedia o el destino previsto, se introduce una nueva parada para recargar.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here