autobús de hidrógeno

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, presentó ayer el primer autobús de hidrógeno que circulará en España. El vehículo tiene una autonomía de 400 kilómetros y su tiempo de recarga es similar al de un autobús convencional.

Se trata de un vehículo que utiliza un sistema de propulsión eléctrico con una pila de combustible alimentada por hidrógeno, una tecnología con cero emisiones de CO2 que garantiza una autonomía suficiente para que un autobús realice una línea urbana estándar.

En un acto celebrado en la plaza de la Puerta del Sol junto al consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras, Ángel Garrido, y el presidente de ALSA, Jorge Cosmen, Díaz Ayuso ha explicado que, de esta manera, la Comunidad de Madrid se une a París, Londres, Dublín y algunas ciudades de Alemania, que ya están probando esta tecnología. En este sentido, ha indicado que espera que en poco tiempo este tipo de vehículos se trasladen en
operaciones reales.

Por su parte, Garrido ha indicado que la Comunidad quiere ser un referente de innovación también en el transporte, y, que, por eso, a través del Consorcio Regional de Transportes, se está trabajando “para acelerar la incorporación de nuevas tecnologías respetuosas con el medio ambiente a nuestras flotas de autobuses urbanos e interurbanos”. En este sentido, ha recordado que están puestos en marcha proyectos punteros como el autobús eléctrico sin conductor, que ya funciona en el campus de Cantoblanco de la Universidad Autónoma de Madrid.

Pruebas del autobús de hidrógeno

El vehículo que se presentó ayer es un modelo denominado Caetano H2, de 12 metros de largo y tipología urbana. Cuenta con piso bajo integral, que lo hace totalmente accesible, y tres puertas de acceso dobles. Su capacidad es de 62 personas: 35 sentadas, 26 de pie y espacio para una persona con movilidad reducida.

El modelo, operado por ALSA, va a realizar pruebas de concepto en servicio urbano para estudiar su posible incorporación, en un futuro, a las líneas del Consorcio. Esta prueba supone el primer paso de un proyecto más amplio que va a iniciar la compañía a partir del último trimestre del año para la transición de la movilidad en autobús hacia vehículos de hidrógeno en la zona del Corredor del Henares.

Una de las principales ventajas de la tecnología de este vehículo es que no produce emisiones de CO2, lo único que emite es vapor de agua, y la tracción, mediante un motor eléctrico, es completamente silenciosa. Además, carece de las limitaciones que tienen otros vehículos de propulsión eléctrica que utilizan baterías recargables, puesto que tiene una autonomía de 400 kilómetros y su tiempo de recarga es similar al de un autobús convencional.

Te puede interesar

 

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here