litio
Imagen cedida por DepositPhotos.

Un consorcio formado por cerca de 100 empresas japonesas, entre las que se incluye Toyota Motor e Hitachi, buscarán tener un papel más relevante en el sector del litio, imprescindible para las baterías de los vehículos eléctricos y en el que la influencia de China ha crecido de forma significativa.

En septiembre, representantes de más de 15 países, entre los que estarán Japón y China, se reunirán para discutir los estándares de la Organización Internacional de Normalización (ISO) para el material de las baterías.

El papel crucial del litio

Durante la reunión habrá mucho en juego, ya que el litio es uno de los elementos clave en la cadena de suministro de vehículos eléctricos. China, hogar de algunos de los mayores fabricantes de baterías de vehículos eléctricos, contará con una posición de liderazgo en el debate sobre la estandarización.

El motivo de la conferencia responde a un esfuerzo para acordar estándares para medir la pureza del litio utilizado en las baterías, así como los métodos para transportar y analizar el material.

En 2020, la ISO aprobó una propuesta china para establecer un comité técnico para los estándares de litio. China ahora preside este panel, y algunos miembros de la asociación japonesa temen que los chinos busquen avanzar en los estándares que benefician a la industria de baterías de su país. Esto podría tener un impacto potencial sobre los fabricantes de materiales catódicos. Mientras que los japoneses cuentan con fabricantes de materiales catódicos que contienen cobalto y otros metales, China produce estos materiales a bajo coste y sin cobalto, un material costoso.

Además, estos estándares podrían afectar a las industrias de otras maneras. Por ejemplo, el requisito de usar los equipos chinos para analizar el litio obligaría a los fabricantes japoneses a comprar nuevas máquinas, aumentando los costes.

Los estándares podrían afectar a la industria de otras maneras. El requisito de usar equipos chinos para analizar el litio obligaría a muchos fabricantes de materiales japoneses a comprar nuevas máquinas, lo que aumentaría los costos.

La asociación de baterías también anunció el jueves planes para solicitar 3,6 billones de yenes (26.500 millones de dólares) en subsidios gubernamentales en este año fiscal. Con ayuda estatal, tiene como objetivo adquirir participaciones mineras para metales raros y desarrollar infraestructura de reciclaje, fortaleciendo su capacidad para obtener estos materiales en medio de la creciente demanda mundial.

Imagen cedida por Depositphotos.

Fuente: Nikkei Asia.

Te puede interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí