Ford ha registrado en Estados Unidos la patente de una funda solar que recarga la batería (o baterías) del coche eléctrico mientras este está aparcado.

Llevamos tiempo hablando de soluciones de carga sin cables como uno de los nuevos retos que asumen los fabricantes de coches y la industria auxiliar.

Renault, por ejemplo, trabaja en varios proyectos de carga de vehículos eléctricos, entre ellos, la recarga inteligente bidireccional, que permite que la batería pase a cargarse o descargarse en tiempo real para ayudar a equilibrar la oferta y la demanda de energía de la red eléctrica a la que se encuentra conectado.

La marca francesa también ha hecho importantes avances en carga por inducción; aunque su gran apuesta es la carga por inducción dinámica. Con esta tecnología el vehículo eléctrico recoge la energía eléctrica generada por inducción mientras se conduce al pasar por las bobinas emisoras, que están integradas directamente en la carretera, lo que aumenta la autonomía sobre la marcha. Esto permitirá reducir la necesidad de utilizar baterías de alta capacidad, así como la dependencia de las estaciones de carga.

Este vídeo muestra con detalle cómo funcional carga por inducción dinámica en la que avanza Renault:

Ford patenta una funda solar de recarga

La solución de carga en la que trabaja Ford es, quizá, tecnológicamente más compleja, pero mucho más sencilla de utilizar.

La marca del óvalo trabaja en una funda solar que recarga las baterías al tiempo que protege la carrocería del vehículo. El fabricante podría haber registrado ya la patente de su invento en Estados Unidos y, de acuerdo con este documento, su propuesta es una funda que cubre el coche eléctrico (similar a las que se utilizaban años atrás para proteger los vehículos que no dormían en garaje) pero preparada para devolver a la batería la energías perdida.

La clave de la funda solar de recarga de Ford está fabricada con material polimérico con memoria de forma. La energía para recargar las baterías se obtiene de varias células solares repartidas por la superficie de la funda. En este enlace puedes ver las imágenes de la patente.

La idea de Ford se materializa en una lona que cubre el coche eléctrico ajustándose a sus formas de manera que no solo lo protege de la intemperie sino que le envía la energía que acumulan las células solares repartidas por toda la lona. Esto último es clave ya que, según los ingenieros, salva el problema de los techos solares que, a su juicio, tienen una superficie demasiado limitada para conseguir una recarga efectiva.

Inventos similares

Lo de recargar las baterías del coche eléctrico con una funda que elimina la necesidad de claves y enchufes a la red ya la habíamos escuchado/leído.

Hace unas semanas supimos de una lona que promete estirar la autonomía hasta 8.000 km al año. El proyecto de la empresa francesa Gazelle se basa en una lona que incorpora módulos de Armor, que alimenta la batería de los coches eléctricos y amplía su alcance a 8.000 km por año. Esto es solo un primer paso, a través de un comunicado, el fabricante asegura que su objetivo es que el aumento de autonomía sea de 11.000 km por año para 2023.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here