EMS, sistema de gestión de carga de baterías del vehículo eléctrico

0
815

DENSO y la Universidad de Nagoya comienzan las pruebas de campo de sus sistema gestión de energía para la carga de vehículos eléctricos. Mediante modelos de predicción de demanda el sistema es capaz de reducir los gastos de electricidad.

El Proyecto 

DENSO y la Universidad de Nagoya llevan trabajando desde 2010 en un sistema denominado EMS (Energy Management System) que combina tecnologías de conexión de vehículo a casa (V2H) para la toma de datos de hábitos de consumo con el fin de prever, a corto plazo,  las necesidades eléctricas de una vivienda y optimizar la carga de la batería del vehículo eléctrico. 

Los buenos resultados del proyecto lo han acelerado y este mes arrancan las pruebas reales del sistema de gestión de energía.  Durarán hasta marzo de 2014 fecha en la que está prevista su comercialización. 

Las pruebas y el funcionamiento 

Las pruebas se realizarán en el marco de un Proyecto dirigido por el Ministerio de Economía japonés. El sistema necesita los datos de energía generada por los paneles solares de la vivienda, el uso de los vehículos y el horario de conexión al cargador y los hábitos de consumo eléctrico de la vivienda. A partir de ahí se encarga de decidir cuándo carga o descarga la batería del vehículo con el fin de lograr el mejor precio de la electricidad posible y una optimización de los flujos eléctricos. 

emsgestordecarga-INT

Un ejemplo típico de gestión eficiente de la energía sería el siguiente. Cuando lleguemos a casa conectaremos el vehículo eléctrico al cargador.  Con los criterios aprendidos por el sistema decidirá, por ejemplo, los días de diario, utilizar la energía sobrante de la batería para el uso doméstico. Sin embargo un sábado, la recargará de nuevo, puesto que sabe que saldremos por la noche. La energía recargada, en hora punta, será únicamente la necesaria para el desplazamiento. El sistema siempre buscará el criterio de máxima eficiencia económica compatible con nuestro uso del vehículo. 

Fuente: Green Car Congress