El CUPRA Formentor, un ejemplo de la evolución del desarrollo de un concept car
El CUPRA Formentor, un ejemplo de la evolución del desarrollo de un concept car en la actualidad.

Nos hemos preguntado alguna vez cómo la era digital ha modificado la forma de concebir y desarrollar un concept. El CUPRA Formentor, híbrido-enchufable y recién presentado en Ginebra, nos ayuda a entender esos cambios.

El proceso de creación de un concept car -un ejercicio de diseño que marca las líneas de futuro- es complicado. Plantea cientos de preguntas, horas de trabajo haciendo bocetos, miles de renders, descarte de ideas y de nuevo a empezar.

El CUPRA Formentor nos ayuda a entender cómo sucede. Se trata del nuevo CUV (Cross Utility Vehicle) híbrido-enchufable de la joven marca de SEAT. Aquí dejamos el enlace de un vídeo.

En total, seis meses de trabajo que se resumen en tres fases:

1 – Dibujar las ideas:

“Un coche que apetezca acariciar”. Así empezó a esbozar las primeras líneas el diseñador de exteriores del CUPRA Formentor, Alberto Torrecillas:

“Trabajar en el diseño de un concept nos da más libertad creativa. Lo primero, ponemos las ideas sobre papel. Algunos diseñadores prefieren empezar a dibujar en las tabletas graficas, pero a mí me encanta trazar las líneas a mano en papel y hacer diferentes propuestas”.

Las ideas fluyen en forma de bocetos. Se hacen decenas de dibujo. En ellos se ven los volúmenes naturales. Pero, incluso en bocetos del vehículo parado, el coche parece estar en movimiento.

Mientras tanto, el equipo de Color & Trim se vuelca en el tacto, los colores y las sensaciones. Aquí se combina la última tecnología con la artesanía. Hay que seleccionar los tejidos y materiales, diseñar los colores que lo vestirán en su interior y exterior.

Para el CUPRA Formentor se han decantado por el concepto deportividad chic. Es como lo describe Amanda Gómez, diseñadora del equipo.

Proceso de creatividad de un concept car
Cientos de bocetos, miles de imágenes generadas, de iconos… un apasionante proceso de creatividad

2 – El CUPRA, el concept en realidad virtual

En las calles de Barcelona sin pasar por fábrica. Perfilado el diseño, es el momento de darle vida. Y aquí entra en juego la tecnología. Los diseñadores de CAD (Computer Aided Design) pasan los dibujos a 3 dimensiones. Es la manera de empezar a modelar las formas exactas del coche y el encaje de sus elementos.

Asimismo, esta fase asegura que se cumplen todos los requerimientos técnicos necesarios para la fabricación del vehículo. Gracias a la realidad virtual, el coche aparece en medio de la Avenida Diagonal de Barcelona como si fuera real.

Manel Garcés, responsable del departamento de visualización, lo explica así:

“Con dos dimensiones podemos validar el 75% del diseño y con el 3D llegamos al 100%”.

Jaume Sala, responsable de diseño interior, añade:

“Antes diseñábamos el conjunto y al final decidíamos donde ubicar la radio, los botones… Hoy primero posicionamos la pantalla y determinamos su contenido. Y después nos encargamos del resto”.

Para adaptarse a esta disrupción, SEAT cuenta con el DESIGN digital LAB, donde se definen las experiencias de interacción digital. Su prioridad es la simplificación para obtener la máxima información con el menor número posible de pasos.

En el caso del concept CUPRA Formentor, el resultado son 2 años de pruebas en el simulador y más de 3.000 iconos para definir el cuadro digital de instrumentos y una pantalla de 10 pulgadas.

3- Un modelo de arcilla.

700 kilos de clay y el equipo consigue que se pueda ver y tocar el CUPRA a escala real. Explican que el clay es un material industrial sintético que permite realizar cambios con inmediatez. Nadie diría al ver el resultado final que el coche es un bloque de arcilla, comentan.

El concept en cifras

  • 500 bocetos
  • 100 renders
  • 700 kilos de clay por cada modelo
  • 800 iconos en la pantalla y 1.300 en el cuadro de instrumentos
  • 1 kilómetro de hilo
  • Más de 50 pruebas de color

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here