Andy Palmer, vicepresidente del consejo de InoBat.
Andy Palmer, vicepresidente del consejo de InoBat.

Andy Palmer es todo un referente en la industria de la automoción, con 40 años de profesión a sus espaldas. Fue director de operaciones de Nissan y presidente y director general de Aston Martin Lagonda. Durante el tiempo que estuvo en Nissan, estaba considerado como una de las personas más influyentes del mundo de la automoción. Ahora, desde InoBat, nos da sus opiniones, el pasado y el futuro de los VE.


Fue, precisamente, en Nissan donde asumió la responsabilidad del negocio de vehículos eléctricos y de baterías de la marca. Y, en ese momento, apareció el Nissan LEAF, un coche que para muchos significó el comienzo del desarrollo lógico de los vehículos eléctricos.

Y es por eso que Andy Palmer lleva el apodo de “el abuelo de los vehículos eléctricos”. Es decir, alguien que defendía la electrificación mucho antes de que lo hiciera la industria y el mercado.

Ahora, tras cinco años en Aston Martin, Palmer ha llegado a la vicepresidencia del consejo de InoBat. Se trata de una empresa eslovaca de I+D y de producción de baterías. Su objetivo es servir al mercado europeo con nuevas soluciones energéticas, a largo plazo.

Entrevista a Andy Palmer

Auto Futures le ha hecho una entrevista y sus opiniones resultan, desde luego, interesantes. Sobre su tiempo en Nissan, Palmer ha comentado:

“En Nissan estaba orgulloso de liderar la primera incursión de la compañía en el mercado de vehículos eléctricos con el Nissan LEAF y el eNV200 durante mi mandato como director de operaciones y director de planificación. Pero sentí que tenía asuntos pendientes en ese espacio.

El LEAF se adelantó a su tiempo y fue el primer vehículo eléctrico de la era moderna; pero Nissan no lo apoyó completamente para impulsar la tecnología a su máximo potencial”.

En Nissan, Palmer fue responsable de establecer la Automotive Energy Supply Corporation (AESC); asimismo, de la construcción de tres plantas de baterías en todo el mundo. Es necesario recordar que hablamos de 2014, cuando los VE eran prácticamente desconocidos.

En cuanto a Aston Martin, Palmer recuerda que fue una etapa que el enseñó mucho. Especialmente, sobre la gestión de un negocio, así como la tecnología de los deportivos.

Su carrera profesional le permite hablar de energías limpias, de cambio climático, de tecnologías que ayudan a mejorar el planeta. Andy Palmer explica al respecto:

“El cambio climático no es un problema de un país; es el problema del mundo. En InoBat, veo algunas oportunidades genuinas para contribuir a este problema existencial que todos debemos enfrentar”. 

La startup se dedica a la investigación, desarrollo y producción de baterías para VE.
La startup se dedica a la investigación, desarrollo y producción de baterías para VE.

InoBat

La empresa en la que está ahora es una startup. Eso favorece que los procesos comerciales sean muy ágiles, ya que las decisiones se toman más rápido que en un fabricante de vehículos. Y además, no hay política por detrás, por la juventud de su historia.

“El equipo está motivado y es experto en lo que hace y realmente le apasiona hacer del mundo un lugar mejor. Durante la mayor parte de mi carrera fui un joven ejecutivo enérgico en una misión; ahora en Inobat me doy cuenta de que soy el tipo más viejo en la sala y espero que mis observaciones y consejos de 41 años en el negocio automotriz aporten algo de sabiduría. Sin embargo, InoBat me da la misma energía que he buscado a lo largo de mi carrera”.

Además, entiende los cambios que viven tanto los fabricantes de vehículos, como las startup innovadoras. Y puntualiza sobre el apodo de “abuelo” que tiene:

“Algunas personas han comenzado a llamarme el abuelo de los vehículos eléctricos y no estoy seguro de si tomarlo como un insulto o un cumplido.

Cuando comencé el proyecto LEAF hace 15 años, era pionero y muy pocas empresas operaban en este espacio. Recuerdo que cuando anunciamos la intención, un líder senior de la industria dijo que bien podríamos tomar mil millones de dólares y tirarlos al océano; ¡Qué equivocado estaba!”

En ese momento, Palmer y su equipo no tenían muchos partidarios. Eso, a pesar de que la ciencia era muy clara ya sobre la necesidad de vehículos eléctricos. Y así ha sido la evolución: hoy, todo el mundo es un defensor de los vehículos eléctricos.

El papel de los VE según Andy Palmer

Hoy en día, los consumidores están comenzando a comprender la tecnología y las diferencias entre híbridos, enchufables y VE. Pero su coste sigue siendo alto. Por eso, Andy Palmer añade:

“Los vehículos eléctricos siguen siendo caros; y continuarán así a medida que avancemos en la ‘curva de Moores’ de la batería hacia un costo objetivo de celda de £ 100/kWh. Entonces será cuando los costes de la gasolina y la batería sean ampliamente compatibles”.

Los vehículos eléctricos juegan un papel crucial en el impulso de la industria hacia el carbono neto cero. Sin embargo, Palmer cree que no son la única solución para lograr estos objetivos.

“También tenemos que fomentar el desarrollo de pilas de combustible y combustibles sintéticos en conjunto; tenemos que dejar que el darwinismo funcione.

Los gobiernos deben definir el problema y permitir que los ingenieros innoven la solución. Demasiados gobiernos están implementando leyes que eligen a un ganador de tecnología; no es la primera vez, ya que estoy seguro de que todos recordamos el impulso del gobierno hacia la energía diésel”. 

Palmer cree que los países que desalientan este enfoque del darwinismo serán “perdedores globales“, debido a que perderán: “la ventaja de ser los primeros en moverse“.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí