La AIE publica las claves del desarrollo de la movilidad eléctrica en la región nórdica
Nordic EV Outlook 2018

Un nuevo informe de la AIE (Agencia Internacional de la Energía) sobre la movilidad eléctrica en los países nórdicos describe los factores clave e identifica las actuaciones que contribuyen a su desarrollo, proporcionando una información muy valiosa a los países que actualmente desarrollan estrategias para su adopción.

Como sabemos en proporción a su población, los países de la región nórdica formada por Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia están muy por encima del resto del mundo en la adopción de la movilidad eléctrica. Con casi 250.000 unidades vendidas en 2017, estos cinco países cuentan aproximadamente con el 8% del total de vehículos eléctricos que circulan por todo el mundo. Noruega, Islandia y Suecia tienen las proporciones más altas de coches eléctricos por persona del mundo.

Las proyecciones para el futuro anuncian que la cantidad de vehículos eléctricos en la región nórdica alcanzará los cuatro millones de vehículos en 2030, lo que supone más de 15 veces el número actual (según el informe Nordic EV Outlook 2018 publicado por de la Agencia Internacional de la Energía NEVO 2018). El informe describe los factores clave e identifica las actuaciones que contribuyen al desarrollo de la movilidad eléctrica, proporcionando una información muy valiosa a los países que actualmente desarrollan estrategias para su adopción.

Evolución de las ventas de coches eléctricos en los países nórdicos (2010-2017) - Fuente AIE
Evolución de las ventas de coches eléctricos en los países nórdicos (2010-2017) – Fuente AIE

Los países nórdicos representan el tercer mercado mundial de vehículos eléctricos por número de ventas, después de China y Estados Unidos. Noruega lidera las estadísticas mundiales en cuanto a la cuota de  mercado con un  39% de las ventas respecto al total de vehículos. Suecia tiene más de 49.000 coches eléctricos en circulación y representa el 20% del total en la región nórdica.

Este notable crecimiento ha sido impulsado por un ambicioso apoyo político para cumplir los objetivos de descarbonización, colocando a la región a la vanguardia de la transición a la movilidad eléctrica. En este contexto, la AIE tiene como objetivo que el informe  Nordic EV Outlook 2018 proporcione un punto de referencia útil para todos los países de todo el mundo, aconsejando sobre las mejores prácticas y los obstáculos a evitar.

Las políticas de apoyo han influido significativamente en la adopción de los vehículos  eléctricos en estos países. Las principales impulsoras son las relacionadas con la reducción del precio de compra de los vehículos eléctricos. Otras medidas importantes que han demostrado su efectividad son el recorte de los impuestos a la circulación o los  incentivos locales, como exenciones totales o parciales sobre el uso (estacionamiento gratuito o acceso a los carriles de autobuses).

Incentivos a la compra y uso de vehículos eléctricos en los países nórdicos - Fuente AIE
Incentivos a la compra y uso de vehículos eléctricos en los países nórdicos – Fuente AIE

Además, la implementación de la infraestructura de recarga  ha respaldado el crecimiento de la venta de vehículos eléctricos. En particular es fundamental el desarrollo de políticas y normativas que propicien la facilidad para el pago de la energía en cada una de estas instalaciones. Aunque alrededor del 80% de las recargas se llevan a cabo en la vivienda, la amplia disponibilidad de cargadores públicos alienta a los consumidores a considerar la compra de un coches eléctrico y a la vez, a realizar viajes de mayor distancia sin temor a no poder recargar.

La continua ambición política en toda la región nórdica, demostrada con los compromisos para descarbonizar el sistema energético, el cumplimiento de los objetivos para el despliegue de vehículos eléctricos y los anuncios específicos sobre el fortalecimiento de las medidas de política en los próximos años, sugiere que su flota de automóviles eléctricos seguirá creciendo de manera significativa. Noruega, por ejemplo, ya ha declarado su intención  de vender solo vehículos cero emisiones para el año 2025.

A pesar de su número relativamente grande, la demanda de electricidad  requerida por los coches eléctricos en la región nórdica representa menos del 1% del total en 2017. Esta pequeña porción de la demanda de energía no ha causado problemas a las redes de distribución de electricidad hasta la fecha. Para el año 2030, con cuatro millones de vehículos circulando, se estima que la demanda alcanzara los 9 TWh, lo que supone entre un 2 y un 3 por ciento de la demanda de electricidad proyectada. En este punto será necesaria la gestión inteligente de la demanda para evitar tener que realizar actuaciones sobre la red.


Nordic EV Outlook 2018 es el resultado de la colaboración entre la IEA y Nordic Energy Research (NER). Enlace al informe completo.


 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here