La tercera generación de eléctricos de Hyundai basada en el Sonata (1993). Y el Scoupe de 1994.
La tercera generación de eléctricos de Hyundai basada en el Sonata (1993). Y el Scoupe de 1994.

Hyundai lleva desde 1990 desarrollando vehículos ecológicos. Concretamente, la marca presentó su primer eléctrico en 1991, basado en el Sonata. En 1998, comenzó el desarrollo de la pila de combustible, presentando su primer Santa Fe FCEV en el año 2000. Han sido 30 años de I+D de Hyundai hasta llegar a los actuales IONIQ, KONA y NEXO.


Hyundai se embarcó en el desarrollo de coches eléctricos en los años 90. De hecho, presentó su primer eléctrico en 1991, basado en el Sonata. El concept incorporaba una batería de plomo, tenía una autonomía de 70 km y su velocidad máxima era de 60 km/h.

El desarrollo continuó en los años siguientes:

  • En 1992, un VE basado en el Excel ofrecía una autonomía de 100 kilómetros y una velocidad máxima de 100 km/h.
  •  Hyundai desarrolló, en 1993, un segundo VE basado en la Sonata, con una autonomía de 140 kilómetros y una velocidad máxima de 120 km/h.
  • En 1994, presentó un VE basado en el Scoupe, con un alcance de 140 kilómetros y una velocidad máxima de 120 km/h.

Centro de Investigación y Desarrollo en Namyang

Todo este trabajo llevó a Hyundai a abrir un Centro de Investigación y Desarrollo en Namyang (Corea del Sur) en 1995. A partir de ese momento, se dejaron a un lado las baterías de plomo, pasando a utilizar de níquel e hidruro metálico.

El primer vehículo en incorporar la nueva batería fue el concept VE Accent. Sorprendentemente, su autonomía era de 390 km; el coche alcanzaba una velocidad de 140 km/h.

El centro de desarrollo también permitió el desarrollo de vehículos híbridos. Así, su primer coche híbrido-eléctrico, el concept FGV-1, debutó en el Salón del Automóvil de Seúl de 1995.

Cambio de siglo

El cambio de siglo consiguió dar mayor visibilidad a los problemas relacionados con el medio ambiente. Hyundai había empezado a desarrollar vehículos de pila de combustible en 1998 y presentó su primer prototipo, el Santa Fe FCEV, en el 2000.

Santa Fe FCEV.
Santa Fe FCEV.

El primer FCEV, con un depósito de hidrógeno de 350 bares, estaba equipado con una pila de combustible de 75 kW. Su autonomía era de 230 kilómetros. Aunque estas estadísticas eran impresionantes para la época, la tecnología aún no era viable. No se podía producir en masa un vehículo de hidrógeno cuando no existía infraestructura de carga.

Pero Hyundai siguió evolucionando la tecnología. En el Salón de Ginebra de 2004 presentó su concept de segunda generación, el Tucson FCEV, que ya incorporaba una batería de iones de litio. Añadía una serie de avances técnicos, entre ellos una pila de células de combustible de 80 kW y una autonomía de 300 kilómetros. Esto fue posible gracias a sus tanques de almacenamiento de hidrógeno de 152 litros.

Hyundai Tucson FCEV.
Hyundai Tucson FCEV.

Además, el Tucson FCEV tenía capacidad de arrancar en clima frío. En consecuencia, podía ser conducido después de haber sido sometido a temperaturas de -20 grados centígrados durante cinco días.

Mientras Hyundai seguía su evolución en tecnología híbrida. En 2009 presentó el Avante LPI Híbrido. Fue el primer vehículo híbrido del mundo impulsado por un motor de combustión interna construido para funcionar con gas licuado de petróleo como combustible. Y también fue el primero que adoptó baterías de polímero de litio.

30 años de I+D de Hyundai hasta hoy

Hyundai lanzó el BlueOn, su primer VE de producción, en 2010. Se basaba en el Hyundai i10 y tenía una autonomía de 140 kilómetros y una velocidad máxima de 130 km/h. El primer EV de alta velocidad de Hyundai, estaba equipado con una batería de polímero de litio de 16,4 kWh y tenía un tiempo de carga de seis horas. Las ventas se limitaron a Corea del Sur y se utilizaron para abastecer a los organismos de su gobierno.

BlueOn, el primer vehículo eléctrico de producción en serie de Hyundai.
BlueOn, el primer vehículo eléctrico de producción en serie de Hyundai.

En 2013, el ix35 Fuel Cell se convirtió en el primer vehículo de pila de combustible producido en serie en el mundo. El ix35 tenía una potencia de 100 kW y un depósito que contenía 5,64 kg de hidrógeno, así como una batería de polímero de litio de 24 kWh. Su tiempo de repostaje era rápido y su autonomía de 600 kilómetros.

Hyundai ix35 Fuel Cell.
Hyundai ix35 Fuel Cell.

Con posterioridad llegarían los actuales IONIQ, NEXO de hidrógeno y KONA. Han sido 30 años de I+D de Hyundai para llegar a conseguir tres cuartas partes de su gama electrificada antes de acabar el año.

Sobre la historia de la movilidad eléctrica también te puede interesar:

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here