Donald Trump y Elon Musk
Donald Trump y Elon Musk

Aunque los intereses de Donald Trump y Elon Musk parecen totalmente opuestos el hecho de que Tesla sea una empresa americana que crea empleo en Estados Unidos es suficiente para admitir a su CEO en su Foro de Estrategia y en el Consejo de Fabricación.

Desde que Donald Trump fue elegido presidente de los Estados Unidos todas las buenas intenciones del gobierno de Obama a favor de la movilidad sostenible y las energías renovables empezaron a temblar.

Las cosas no pintan bien para quienes defienden un cambio en nuestra forma de movilidad: Sin embargo Elon Musk, CEO de Tesla, parece estar moviéndose con habilidad entre los diferentes órganos que asesoran al nuevo presidente. Hasta ahora formaba parte del Foro de Estrategia y Política de Trump y ahora la Casa Blanca ha anunciado que también se unirá al Manufacturing Council (algo así como un Consejo de fabricación de la administración), un grupo de dirigentes de empresas privadas que asesora al Secretario de Comercio y a cuya cabeza está Andrew Liveris  CEO de Dow Chemical.

Pertenecen al Consejo de fabricación, además del CEO de Tesla los directores ejecutivos de las grandes compañías americanas como Ford, Dow Chemical, General Electric, Boeing y Lockheed Martin.

Elon Musk en el consejo de fabricación de Donald Trump
Reunión del Presidente Donald Trump con los líderes de negocios de Estados Unidos. Elon Musk, a la izquierda, en la Sala Roosevelt en la Casa Blanca en Washington el 23 de enero de 2017. Fotografía de Nicholas KAMM / AFP

Mientras Musk cree empleo, Trump lo tendrá como amigo

Podría parecer que los objetivos de Musk y los de la nueva Administración son bastante opuestos. Tesla pretende acelerar la penetración de las energías renovables y Trump desbloquear la reserva de combustible fósil. Sin embargo tienen un punto clave en común. Tesla es una empresa que crea empleo en Estados Unidos. Empleo de calidad y con el mayor talento posible. La creación de empleo es más importante para el nuevo presidente que satisfacer a la industria del petróleo. Y en eso Tesla puede ayudar. Mientras Tesla cree puestos de trabajo Donald Trump y Elon Musk podrán colaborar sin importarle al gobierno que eso suponga la paulatina salida del petróleo del sector del transporte. Bienvenido sea.

Actualmente Tesla cuenta con más de 30.000 empleados, y 25.000 de ellos están en Estados Unidos. A ellos se unirán otros 3.000 en la ampliación de la fábrica de Fremont, otros 1.000 en su fábrica de paneles solares en Buffalo, Nueva York y más de 6.500 en la Gigafactoría de Nevada.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here