Smart se convertirá en una marca de coches exclusivamente eléctricos en 2020

Smart espera convertirse en el primer fabricante que realice la transición completa a la movilidad eléctrica. Un objetivo que puede ser una realidad en 2020, cuando en Europa dejen de venderse las versiones de combustión de sus modelos.

Hace un tiempo Smart ya anunció que dejaría de ofrecer sus vehículos de combustión en Estados Unidos a partir de 2018.  A pesar de que algunos informes indican que esta estrategia podría suponer una reducción de las ventas y que podría perjudicar a algunos de sus concesionarios, al menos en Estados Unidos, Daimler ha anunciado que ampliará esta medida también al mercado europeo y finalmente al resto de los mercados mundiales.

El primer país del viejo continente en el que Smart únicamente venderá sus modelos en versión eléctrica será Noruega. En 2020 está circunstancia se extenderá a toda Europa y, según indica Daimler, poco después se trasladará al resto de los mercados mundiales.

Esta decisión llega después la presentación en Frankfurt del ForTwo Vision EQ, un adelanto de la transformación que la movilidad va a sufrir en los próximos años y para la que Smart se está preparando.  El objetivo de Smart es convertir la personalización en la pieza clave de sus vehículos, para que cada propietario convierta su movilidad en una experiencia divertida y única.

El ForTwo Vision EQ en Frankfurt
El ForTwo Vision EQ en Frankfurt

La movilidad urbana del futuro, ‘por supuesto eléctrica’

Annette Winkler Ceo de Smart “El Smart ForTwo Vision EQ es nuestra visión de la movilidad urbana del futuro; es el concept de coche compartido más radical jamás desarrollado: totalmente autónomo, altamente conectado, amigable, personalizable y, por supuesto, eléctrico”.

La movilidad compartida de Smart personaliza el servicio gracias a una rejilla delantera convertida en una pantalla que ayuda al usuario a reconocer su vehículo. También incorpora dos grandes superficies de proyección en los lados. La ausencia de pedales y volante agrandan su interior permitiendo a los pasajeros trabajar o relajarse.

Cuenta con una batería de ion litio de 30 kWh que se recarga de forma automática; cuando el vehículo no está en uso es capaz de dirigirse por sí mismo a una estación de carga. Este vehículo incorpora también un sistema V2G que permite introducir energía en la red.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here