Hay tiempo por delante para soñar con él. El Aston Martin Valhalla es un súperdeportivo híbrido enchufable de 1.000 CV que llegará al mercado en 2022. Estará solo al alcance de unos pocos; lo primero, por el precio (cerca de un millón de euros), lo segundo, por que se trata de una edición limitada de la que solo se fabricarán 500 unidades.

En los tiempos que corren se agradece (y mucho) tener buenas y esperanzadoras noticias. La de hoy corre por cuenta de Aston Martin que amplía datos sobre su futuro súperdeportivo eléctrico.

El Aston Martin Valhalla es el modelo elegido para estrenar el que será el motor estrella de la marca en los próximos años: un V6 con turbocompresor preparado para versiones híbridas e híbridas enchufables.

Antes de seguir, echemos un vistazo al vídeo oficial que adelanta sus prestaciones:

Aston Martin Valhalla, un eléctrico de 1.000 CV

El Valhalla es un súperdeportivo híbrido enchufable de motor V6 y 1.000 CV de potencia.

Es el resultado de meses de trabajo en los que Aston Martin ha colaborado con Red Bull (el nombre interno del proyecto era AM-RB 003) con la consigna de crear un modelo de planteamiento similar al del Aston Martin Valkyrie, pero de menor tamaño y prestaciones más contenidas.

Del diseño del Aston Martin Valhalla se ha encargado Adrian Newey (director técnico del equipo de F1 de Red Bull). De su trazo salen detalles como el difusor trasera o las salidas de aire tras los pasos de rueda delanteros.

Volviendo a la mecánica. El Aston Martin Valhalla combina un motor V6 Twin-Turbo de tres litros apoyado por otro eléctrico que recibe la alimentación que necesita de una batería de iones de litio. Está llamado a ser el motor que marcará un antes y un después en la historia de la marca.

Aunque no hay muchos datos oficiales, sabemos que la potencia máxima del conjunto llega a los 1.000 CV de forma combinada y la tracción total a las cuatro ruedas. La caja de cambios es secuencial de ocho relaciones, inspirada en las empleadas en los monoplazas de Fórmula 1.

En lo que la marca ha puesto un énfasis especial es en mejorar la aerodinámica. Para ello, entre otras cosas, ha recurrido a la fibra de carbono para reducir el peso hasta 1.350 kilos. El resultado es un poder de aceleración de infarto, que catapulta el coche eléctrico de 0 a 100 km/h en solo 2,5 segundos y le permite llegar a 350 km/h.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here