vehículos eléctricos
El IVA reducido para los vehículos eléctricos es un tema de constante actualidad. FOTO: RACE

Los vehículos eléctricos en Europa y Estados Unidos se han vuelto mucho más caros desde 2015. Sin embargo, esta tendencia no se cumple en China, donde se han abaratado. Según advierte JATO Dynamics, el resultado de este abaratamiento favorece la llegada de marcas chinas a los mercados occidentales.

En su último informe, sobre ‘Vehículos eléctricos asequibles y adopción masiva: el desafío de la industria’, los especialistas en investigación automotriz JATO Dynamics exploran el desequilibrio de precios de los vehículos eléctricos entre las regiones globales y su efecto en la producción y venta en los mercados líderes.

Las diferencias en los precios de los vehículos eléctricos

El informe destaca de forma especial la divergencia de precios de vehículos eléctricos entre los mercados de Europa y Estados Unidos respecto a China.

En Europa, un coche eléctrico costaba de media unos 49.000 euros en 2015. Sin embargo, el precio había ascendido a casi 56.000 euros en el primer semestre de 2022, un crecimiento del 14%. Así, un vehículo eléctrico en Europa es un 27% más caro que uno de gasolina.

Al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, el precio medio de un vehículo eléctrico en 2015 rondaba los 53.000 euros, mientras que en la primera mitad de 2022 la cifra ascendía a 64.000 euros, un 20% más. La brecha crece en Estados Unidos: un eléctrico es un 43% más caro que uno de gasolina.

Sin embargo, China ha experimentado una tendencia inversa. Mientras que en 2015 el precio medio rondaba los 67.000 euros, en los primeros meses de 2022 un coche eléctrico rondaba los 32.000 euros, una reducción del 15%. Por ello, en China, un vehículo eléctrico es un 33% más barato que uno de gasolina.

¿Cuáles son las causas?

El informe de JATO identifica la causa principal de la diferencia de precios en el enfoque de producción. 

El análisis señala que los fabricantes europeos están centrados en la electrificación de modelos y segmento premium, por lo que se mantienen altos precios en los vehículos eléctricos.

Por su parte, Estados Unidos tiene una larga tradición de preferencia de los consumidores por los SUV, lo que presenta un obstáculo para la electrificación rentable. La mayoría de los fabricantes estadounidenses, apunta el análisis, están rezagados respecto a sus homólogos chinos y europeos, aunque Tesla es una excepción.

Sin embargo, en China, las autoridades están impulsando de forma activa la democratización de la movilidad eléctrica con los precios como palanca clave para conseguir este objetivo.

Otro gigante en Asia

El informe no solo se centra en China como el gran líder en movilidad eléctrica. También se debe tener en cuenta a la India, donde el gobierno está llevando a cabo una política similar de apoyo a la producción de vehículos eléctricos. Prueba de ello es que en el primer semestre de 2022 se vendieron los mismos vehículos eléctricos que en los dos años anteriores. Sin embargo, esta cifra todavía es muy baja, ya que apenas alcanza las 20.000 unidades.

Fuente: GlobalFleet.

Te puede interesar

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí