Red Eléctrica

La Estrategia Vasca de Movilidad Eléctrica prevé una inversión de hasta 2.340 millones de euros con los que el gobierno regional tratará de alcanzar objetivos tan ambiciosos como que el 16% de su parque móvil sea eléctrico en 2030; en el caso de los autobuses el porcentaje aumentará hasta el 50% y en el de los taxis hasta el 80%

El País Vasco ha aprobado un plan para impulsar la movilidad eléctrica en sus calles. Con un presupuesto abierto, que oscila entre 1.550 y 2.340 millones, de aquí a 2030 pondrá en marcha una serie de iniciativas con tres objetivos principales: aumentar la cuota de mercado de los vehículos eléctricos tanto de uso particular como público y multiplicar el número de puntos de recarga disponibles.

“La descarbonización del sector del transporte generará una serie de oportunidades para crear valor añadido, empleo y capacidades industriales y en el sector de servicios en Euskadi”, afirman desde el gobierno regional.

Objetivos del País Vasco para 2030

La Estrategia Vasca para la Movilidad Eléctrica fija importantes objetivos a cumplir en 2030.

En lo que se refiere al parque móvil en circulación espera cerrar la década con un 16% del parque móvil particular electrificado. Las metas son más ambiciosas para el transporte colectivo, pues fijan un 50% para los autobuses y hasta un 80% de electrificación para las flotas de taxis.

Respecto a los puntos de recarga, el gobierno de Euskadi aspira a duplicar el número actual. De esta forma, antes de que termine la década deberán ser, al menos 80 puntos de gestión municipal y potencia de 50 kW. También prevé la instalación de 12 emplazamiento de recarga ultrarrápida.

vehículos de nueva energía

El plan del País Vasco para impulsar la movilidad eléctrica pone el foco en nuevos desarrollos tecnológicos e industriales.

En este sentido tiene previsto, al menos, la puesta en marcha de 15 proyectos de movilidad eléctrica y 10 proyectos de marcado carácter tecnológico en el ámbito de la recarga del vehículo eléctrico.

Para lograr estos hitos el Gobierno Vasco estima una inversión de  entre 1.550 y 2.340 millones de euros, con un importante impacto en valor añadido y empleo, competitividad empresarial e innovación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí