El Land Rover Defender 2020 ha debutado en el Salón del Automóvil de Frankfurt. El mítico todoterreno llega con muchos cambios, mejoras y una interesante promesa: tendrá versión híbrida enchufable.

En el momento de su lanzamiento, el nuevo Land Rover Defender saldrá a la venta con dos opciones de gasolina (una de ellas con la tecnología eléctrica mild hybrid) y otras dos diésel. Esto lo esperamos, pero la buena noticia que hemos recibido en el Salón de Frankfurt es que el próximo año llegará una versión con motor eléctrico híbrido enchufable (PHEV).

De cómo será esta mecánica, si estará asociada al motor de cuatro cilindros P300 o al más potente P400 de seis cilindros o si, por el contrario, Land Rover optará por hibridar una de las dos opciones diésel no lo sabemos todavía. Pero como no es de esperar cambios estéticos, de equipamiento… sí podemos adelantar algunos detalles del Land Rover Defender híbrido enchufable.

El Land Rover Defender 2020 estrena diseño, pero respeta muchos de los detalles y elementos que lo hacen reconocible a simple vista. Es el caso de los voladizos cortos en ambos ángulos (pensados para conseguir buenos ángulos de ataque y salida) o el portón trasero con bisagras laterales y rueda de repuesto en el exterior. Como novedad: el Land Rover tiene unas pequeñas ventanas alpinas en el techo.

Una de las características innovadoras del modelo de combustión es el cambio de marchas en el salpicadero que posibilita la instalación del asiento auxiliar central opcional en la parte delantera para crear una fila de tres asientos, como en los primeros modelos de Land Rover.

El resultado es que el Defender 110 ofrece configuraciones de cinco, seis o 5+2 plazas con un espacio de carga detrás de la segunda fila de hasta 1.075 litros y hasta 2.380 litros cuando la segunda fila está plegada. El Defender 90 se ha diseñado con seis plazas y la longitud de un vehículo compacto de cinco puertas.

Diseñada con la que han llamado “arquitectura funcional D7x” (dicen que la X es “un guiño a extremo”), se basa en las construcciones monocasco de aluminio ligero. De esta forma, dicen que es “tres veces más rígida que los diseños tradicionales de carrocería sobre bastidor”, y que sirve como base para la suspensión neumática o helicoidal totalmente independiente, y posibilita la incorporación de motores electrificados.

Para garantizar que saldrá airoso de cualquier situación, el nuevo Defender cuenta con tracción permanente a las cuatro ruedas, caja de cambios automática de dos velocidades, diferencial central y bloqueo del diferencial trasero activo opcional..

Cuando llegue la versión híbrida enchufable, la tecnología híbrida convivirá con sistemas como el Configurable Terrain Response que permite configurar los ajustes individuales del vehículo y adaptarlos a las condiciones de cada momento; el Terrain Response 2 para garantizar que los conductores puedan vadear aguas profundas con total confianza; y el ClearSight Ground View de Land Rover ayuda a los conductores a aprovechar al máximo la capacidad del Defender al mostrar en la pantalla táctil central la zona que suele estar oculta por el capó, directamente delante de las ruedas delanteras, entre otras tecnologías.

De precios no hay ni una aproximación, pero sí sabemos que las versiones de combustión partirán de 54.800 euros.

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here