eléctricos de ocasión

Desde que llegara a la Casablanca, Joe Biden, se ha posicionado como un firme defensor de la lucha contra con el cambio climático, en general, y de la movilidad eléctrica como pilar estratégico, en particular. Ahora, el presidente de EEUU anuncia un plan para alcanzar los 500.000 puntos de recarga en cinco años; su objetivo es instalar un cargador cada 80,5 km

El Gobierno de Estados Unidos, con Joe Biden al frente, tiene un plan para que, dentro de cinco años, en el país haya medio millón de puntos de recarga para vehículos eléctricos en funcionamiento.

“El futuro es eléctrico” ha dicho Jennifer Granholm, secretaria de Energía, en una conferencia de prensa ofrecida en Washington para presentar la hoja de ruta fijada por la Administración de Biden para “potenciar la compra de vehículos eléctricos, crear empleos y combatir la crisis climática”.

De 100.000 a 500.000 puntos de recarga en cinco años

Según datos oficiales, Estados Unidos cuenta actualmente con 100.000 puntos de recarga eléctrica en sus carreteras, y lo ideal es que haya un puesto cada 50 millas (80,5 kilómetros).

El Gobierno de Biden invertirá 7.500 millones de dólares en total, de los que 5.000 millones ya están disponibles para ser transferidos a los estados que justifiquen un uso adecuado de esos recursos. La segunda parte de la inversión, de 2.500 millones de dólares, será un plan de subvenciones que se pondrá en marcha más adelante.

Recarga de un coche eléctrico

“Esta red cargadores para vehículos eléctricos debe ser totalmente accesible para todos los usuarios, independientemente de si viven en una zona urbana o rural”, han detallado representantes del Gobierno.

El despliegue de una red de medio millón de puntos de recarga forma parte de un plan gubernamental y medioambiental mucho más ambicioso que coloca a la movilidad eléctrica como pilar fundamental.

Esta semana, Joe Biden ha visitado una fábrica de estaciones de carga en Tennessee; también ha recibido en la Casa Blanca a un grupo de empresarios del sector eléctrico para abordar su plan de transición hacia las energías limpias.

Los 7.500 millones de dólares de inversión destinados a la instalación de cargadores forma parte del gran plan de infraestructuras de 1,2 billones de dólares aprobado por el Congreso en noviembre como uno de los grandes éxitos de la Administración Biden.

La ley contempla, además, 550.000 millones de dólares en nuevas inversiones en infraestructuras en los próximos cinco años y 65.000 millones de dólares para mejorar la banda ancha.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí