Seat ha puesto en marcha un proyecto piloto con el que investiga las posibilidades que ofrece el coche autónomo para la movilidad urbana e inteligente. Entre otras muchas funciones, DIANA puede recoger al pasajero en un punto, trasladarlo hasta su destino o buscar aparcamiento, todo de manera 100% autónoma

DIANA es un proyecto piloto que avanza en la conducción automatizada como clave de la movilidad del futuro.

Impulsado por los ingenieros de Seat, en colaboración con el Centro Tecnolóxico de Automoción de Galicia (CTAG), el proyecto DIANA se enmarca en la plataforma SEAT S.A. Innova, un espacio que promueve la innovación continua en todas las áreas de la compañía, impulsando nuevas formas de trabajo basadas en la cocreación y el modelo de start-up.

¿Por qué DIANA?

En la mitología romana, Diana era la diosa de la caza, protectora de la naturaleza y de la Luna. Representada siempre con su arco y flechas, esta divinidad cuidaba de los bosques y de la vida que en ellos nacía.

“Hoy, sus flechas señalan el camino hacia la movilidad del futuro”, explican los ingenieros de Seat responsables del proyecto.

“DIANA es un proyecto de innovación que nació para testear funciones autónomas en la conducción, anticipándose a los Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS)”, apunta la marca.

El vehículo ha sido creado sobre la base de un Seat León y está equipado con cinco sensores lídar, cinco radares, seis cámaras, 12 ultrasonidos y ocho computadoras que le otorgan una visión 360º.

Estos elementos “generan gran cantidad de datos del entorno que se procesan en milisegundos y se envían a un módulo donde está la localización”, explica Oriol Mas,  ingeniero de I+D de Seat. “Así, el coche autónomo sabe dónde está colocado, qué obstáculos hay en su entorno y es capaz de decidir hacia dónde tiene que ir y ejecutar de manera autónoma las acciones sobre volante, frenos, acelerador y cambio de marchas”, añade.

Con o sin conductor

En el prototipo DIANA, el vehículo toma el control y actúa como chófer; aún así, el conductor en su puesto de conducción se mantiene atento por si debe retomar la guía.

DIANA aplica tres funciones:

  1. Autonomous Chauffeur, cuando en situaciones de tráfico de baja velocidad el sistema toma el control para realizar maniobras de arranque y parada
  2. Automated Valet Parking, para buscar una plaza libre y aparcar de manera 100% autónoma
  3. Summoning. A través de una aplicación que gestiona las peticiones del usuario para ir a recogerlo a un punto concreto y trasladarlo hasta el destino elegido. El coche se ha testeado tanto en las instalaciones de SEAT S.A. en Martorell como, más recientemente, en circuito urbano cerrado y controlado.

Coche autónomo de nivel 3

DIANA ha conseguido una autonomía de nivel 3 en la escala de Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS).

“Es importante dar robustez a esta tecnología, continuar desarrollándola y testeando su funcionamiento para garantizar que el sistema es seguro al 100%”, sostiene Mas.

A medida que los niveles de autonomía van aumentando, favorecen la reducción de accidentes y pueden ayudar a disminuir retenciones de tráfico. “En un futuro, un vehículo con mayor autonomía podrá ofrecer e incentivar nuevos servicios de movilidad inteligente y descongestionar las grandes ciudades y zonas de movilidad compleja”, concluye el ingeniero.

▷ Los 10 mejores coches eléctricos. Guía de compra【 2021 】

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí