Advertisement

¿Recuerdas cuándo los vehículos enchufables eran una idea futurista que solo se veía en las películas? Hoy son una realidad que se sigue codeando con las grandes estrellas del celuloide. Aquí van como ejemplo cinco coches eléctricos de producción que han triunfado en el cine

Si ya en el año 1997 la película de ciencia ficción Gattacca imaginaba un futuro perfecto donde Ethan Hawke, Uma Thurman y Jude Law conducían coches eléctricos que cargaban de noche –algo que ahora nos suena muy familiar–, hoy todo tipo de cintas los incorporan a sus tramas. 

En los últimos años se han incorporado varios vehículos al catálogo de eléctricos cinematográficos. Aquí van cinco ejemplos…

  • Audi RSQ en Yo Robot (2004): ambientada en 2035 y protagonizada por Will Smith, este modelo fue exclusivamente fabricado por Audi para la película y supuso el germen del modelo Audi e-Tron, el primero de sus vehículos 100% eléctricos.
    Audi RSQ e-tron de Spies in Disguise.
  • Chevrolet Volt en Transformers (2009): ya en el año 2009 vimos a los protagonistas de la película convirtiéndose en coches Chevrolet y uno de ellos, Jolt, está basado en el modelo eléctrico Volt.
  • Tesla Roadster en Ahora los padres son ellos (2010): este Tesla naranja apareció en la entrega de la familia Follen, contrastando su aparición con la del Toyota Prius.

    Tesla Roadster
    Tesla Roadster
  • BMW i8 2014 en Misión Imposible 4 (2011): un superdeportivo eléctrico, caracterizado por sus grandes superficies acristaladas acompañó las peripecias de Tom Cruise en la cuarta película de una de las sagas de acción más taquilleras de las últimas décadas.
  • Audi R-8 e-Tron en Iron Man 3 (2013): Este fabuloso deportivo eléctrico del grupo Volkswagen hizo su estreno triunfal en la tercera entrega de la saga de Iron Man, el icónico superhéroe de Marvel.

A la inversa: prototipos de cine que han inspirado coches eléctricos reales

El cine también ha servido de inspiración a la hora de fabricar vehículos en los últimos años.

Por ejemplo, en 2021, la startup estadounidense Battle Approved Motors (BAM), que desarrolla tecnología eléctrica para vehículos, en busca de inversores prototipó el R101, un todoterreno que no empleaba combustibles fósiles a medio camino entre un Ferrari y un Tesla en cuanto a tecnología, pero estéticamente muy similar a los de las películas de  Mad Max.

Este año, hace apenas unos meses, DeLorean Motor Company presentó un proyecto en el que llevaba décadas trabajando: el Alpha5, la actualización del emblemático coche en el que se movía Marty McFly en Regreso al futuro.

Además de un lavado de cara estético –pero conservando gran parte de los elementos que lo caracterizaron en los 80–, el nuevo DeLorean es totalmente eléctrico, capaz de alcanzar los 250 kilómetros por hora y con capacidad para cuatro pasajeros. En esta ola nostálgica que está devolviendo a las pantallas las películas de hace décadas, no sabemos si veremos pronto un reboot de la cinta, pero nadie duda de que para viajar al futuro hoy hay que moverse sin gasolina.

-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí