La V edición del Congreso Europeo del Vehículo Eléctrico (CEVE2019) reúne una vez más a cientos de profesionales de toda la cadena de valor de la industria de la movilidad eléctrica. La obligación de los fabricantes de reducir sus emisiones a partir de 2020 hará que se lancen al mercado numerosos modelos electrificados. Arturo Pérez de Lucia, director de AEDIVE hace un repaso a las necesidades del sector para que se cumplan los objetivos del PNIEC.

“La electricidad es el hito tecnológico más importante de los últimos siglos, pero no es hasta el siglo XXI cuando se está tomando conciencia de que la eficiencia energética y el vehículo eléctrico son claves para conseguir un planeta más sostenible.” Así arrancaba Pérez de Lucia su presentación en el CEVE2019 significando al vehículo eléctrico como herramienta clave en la transformación energética de los próximos años.

2020, el año de la Movilidad Eléctrica

Según el director de AEDIVE, 2020 será el año de la Movilidad Eléctrica. Y es que los fabricantes tendrán que producir coches que emitan por debajo de 95 gramos de CO2/km o se enfrentarán a multas de 95€ por gramo extra emitido. Además, las marcas tendrán un estímulo adicional para vender vehículos eléctricos, ya que la nueva legislación europea establece bonificaciones hasta 2022 para los modelos que emitan menos de 50 gramos de CO2/km.

“Los fabricantes tendrán que producir coches que emitan por debajo de 95 gramos de CO2/km o se enfrentarán a multas de 95€ por gramo extra emitido”

Con estos condicionantes, algunos informes hablan de equilibrio de precio en el mercado europeo entre vehículos eléctricos y de combustión para 2025. Esto será debido en parte a que los precios de la baterías están bajando significativamente. En 2010 el precio de producción de un kWh en almacenamiento era de 1.000$, mientras que se espera que en 2030 el precio se haya reducido a 73$. Por el momento, los precios del litio y del cobalto se han reducido en lo que va de año en un 9,6%.

Infraestructura de carga

Aunque la recarga de un vehículo es algo que preocupa a la mayoría de los futuros usuarios de vehículos eléctricos, hay que tener en cuenta un dato: Para los más de 23 millones y medio de turismos que circulan actualmente por las carreteras españolas (Datos de la DGT 2017) existen 11.500 estaciones de servicio con unos 70.000 surtidores. Esto corresponde a 335 vehículos por surtidor y no parece mucho si como algunos piensan, todos tuvieran necesidad de cargar al mismo tiempo.

No es el caso de los vehículos eléctricos ya que la carga de los mismos, argumentaba Pérez de Lucia, se produce de manera muy distinta. Para empezar, el 80% de la carga de los vehículos eléctricos es carga denominada vinculada, es decir, realizada en el domicilio o la empresa durante la noche y a velocidad lenta (3,7kWh). El 20% restante, la denominada carga de oportunidad, se hará en estaciones de servicio, centros comerciales o aparcamientos y será de carga rápida (Entre 22kWh y 300kWh).

Según hemos calculado en movilidadelectrica.com, si sustituyéramos todos los turismos de combustión por turismos eléctricos, tan sólo recargarían en estaciones de servicio 4,7 millones de turismos. Para ello necesitaríamos unos 14.000 “surtidores” o puntos de carga rápida en el mallado de carreteras del estado, muy inferior a los 70.000 surtidores de combustible actuales a los que aludía Pérez de Lucia.

“Si sustituyéramos todos los turismos de combustión por turismos eléctricos, tan sólo recargarían en estaciones de servicio 4,7 millones de turismos”

Objetivos

Por el momento, y según el PNIEC (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima), el objetivo del gobierno es alcanzar 5 millones de vehículos eléctricos en 2030, que es una sexta parte del parque total de vehículos matriculados. Por tanto no debemos alarmarnos por un cambio que se ha de producir de manera controlada.

CEVE2019.Necesidades del sector

Según Arturo Pérez de Lucia, la movilidad eléctrica está falta de un impulso definitivo para lograr esos objetivos pretendidos. Así, la asociación que representa cree que es preciso:

  1. Un proyecto de Estado y un rumbo claro y unificado
  2. Un plan de inversiones para que España siga siendo referencia en automoción. De hecho tenemos fabricantes en España tanto de vehículos eléctricos como de infraestructura de carga.
  3. Una reforma fiscal coherente con los objetivos de descarbonización del transporte. Quien contamina paga.
  4. Un plan de incentivos coherente que ofrezca señales de precio en adquisición y uso de vehículos. No se pueden hacer planes comerciales porque no se sabe cuanto durarán las ayudas.
  5. Un plan de comunicación que traslade a la sociedad la realidad de la movilidad eléctrica y acabe con la intoxicación y derribe barreras de desconocimiento.
  6. Una revisión de la normativa que reduzca el coste del término de potencia en la infraestructura de carga, así como simplificación de trámites en los puntos de carga por parte de las administraciones locales.
  7. Ejemplo de las Administraciones públicas en el uso de vehículos eléctricos en sus flotas.
  8. Homogeneización normativa y regulatoria con independencia del territorio en el que se encuentre.
  9. Conseguir interoperabilidad en los modelos de transporte de uso compartido.
  10. Que Administración y Empresa vayan de la mano y que no haya conflictos que frenen su desarrollo.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here