Asociaciones nacionales frente al borrador de la nueva ley
Según las asociaciones, la transición debe contar con tecnologías que garanticen la viabilidad del proceso, como los PHEV

Las asociaciones nacionales, ANIACAM, ANFAC y GANVAM han realizado sus respectivas declaraciones oficiales sobre el desarrollo de una nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Las declaraciones llegan después del anuncio del Gobierno del desarrollo de la nueva Ley. Entre otras medidas, la ley prohibirá la matriculación de vehículos con motores de combustión en 2040.

Asociación Nacional de Importadores

Según ANIACAM el anuncio del Gobierno significa introducir un factor de inestabilidad en el sector del automóvil. Hacen notar que el sector representa el 10% del PIB y el 9% de la población trabajadora de España. Para ellos, la futura ley causará un retroceso importante, tanto en aportación al PIB como al empleo.

Para llegar a una electrificación total, según su presidente, Germán López Madrid, hay que solucionar bastantes problemas no resueltos. Tal es el caso de la infraestructura de recarga, tanto en puntos disponibles, como en dimensionamiento de redes. La red debe ser capaz de soportar una gran demanda sin que colapse.

El presidente de ANIACAM ve otro problema en la propia producción de energía eléctrica renovable, que a día de hoy representa una mínima parte de la necesaria. Igualmente, ve problemas con los tiempos de recarga y las autonomías de kilómetros, puesto que la utilización ya no sería exclusivamente ciudadana, como ahora.

La disponibilidad de baterías para poder equipar los millones de unidades que salgan de las fábricas añade más problemas. Según ANICAM, ahora las materias primas que equipan las baterías están empezando a escasear. Además, los precios del cobalto e incluso del litio están viviendo fuertes subidas.

Consideran que estos problemas hacen incierto alcanzar 2040 con toda la producción exclusivamente eléctrica. Convertir el parque actual de 24 millones de vehículos de combustión en exclusivamente eléctricos es prácticamente imposible.

Asociación de Vendedores de Vehículos y Recambios

GANVAM apuesta por proponer soluciones reales para una transición ordenada hacia nuevas fuentes de energía. Según ellos, la ley aumenta la confusión en la opinión pública sobre el modelo de movilidad que nuestra sociedad necesita. Para Ganvam, las tecnologías actuales son las que pueden garantizar la viabilidad como sociedad.

La patronal de la distribución aboga por un cambio progresivo en los modelos de propulsión.  También vuelve a insistir en la necesidad de un Plan de Achatarramiento que retire los vehículos más antiguos de la circulación. Y no sólo por cuestiones de eficiencia, sino también de seguridad vial.

Según Ana Sánchez, directora general de Ganvam, “Estamos seguros de que el Gobierno va a proponer medidas estructurales para que la transición sea ordenada hacia las nuevas fuentes de energía que la movilidad del futuro exige, pero un borrador como el que hemos conocido, que prohíbe pero no propone ninguna solución, no es el tipo de respuesta que ni nuestro sector, ni la sociedad, necesitan”.

Kia Soul EV
Para llegar a la electrificación total, según las asociaciones nacionales del sector, se debe pasar por la tecnología de vehículos alternativos

Asociación Nacional de Fabricantes

ANFAC, por su parte, considera que la futura Ley tendrá un fuerte impacto negativo en la demanda, fabricación y futura adjudicación de nuevos modelos a la industria española.

Además, la ley contempla subvenciones para los vehículos eléctricos puros, con lo que desactiva los actuales planes de apoyo al vehículo alternativo. En su opinión, discrimina a las tecnologías que deben servir de puente para alcanzar la movilidad cero y bajas emisiones.

La medida, según ellos, se compara con las prohibiciones establecidas en Reino Unido y Francia, que prohíben la venta en fechas similares de los vehículos de combustión. Al respecto, explican que no tienen en cuenta que Reino Unido ha aprobado un plan estructural de apoyo a la compra de vehículos alternativos y de gestión de infraestructuras de recarga de 1.500 millones de libras. O Alemania, que aprobó a finales de 2017 un plan dotado con 1.000 millones de euros. España, añaden, sólo ha dedicado 74,5 millones de euros a estos planes en cinco años y en el último año, no ha aprobado ningún programa de ayudas.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here