Una semana con el BMW i3

0
1065

El BMW i3 lleva ya un año en el mercado. Durante una semana hemos probado el eléctrico alemán dirigiendo fundamentalmente nuestra atención al aspecto de los consumos. Posteriormente comprobaremos como varía su rendimiento comparándolo con su hermano de autonomía extendida, el BMW i3 REX.

Durante una semana hemos estado probado el BMW i3, con el que ya tuvimos una primera toma de contacto hace unos meses y que, en su día ya os contamos aquí. En esa prueba ya reflejábamos nuestras impresiones sobre la conducción de este coche por lo que ahora hemos querido comprobar su comportamiento a nivel de consumos y recarga, realizando una serie de pruebas, que detallamos un poco más adelante, y que consisten básicamente en un recorrido diario y repetido y otro, el habitual, que hacemos con todos los coches eléctricos.

Sensaciones de conducción

En la primera toma de contacto no pude apreciar la sensación real que se siente al conducir este coche y adaptarme a él como ha ocurrido en esta segunda oportunidad. Sin duda cuando el interior es ya conocido y no sorprende como la primera vez por sus pantallas informativas, por los materiales y formas del salpicadero y  por los revestimiento interiores, llega el momento de apreciar el dinamismo del coche.

Si algo destaca en él es la sensación de ligereza, pero acompañada con un aplomo total en la carretera. La unidad de prueba era en este caso la misma que BMW nos cedió en la toma de contacto, con las llantas de 20 pulgadas y neumáticos 155/60 en el tren delantero y 175/55 R20 en el trasero. A pesar de la altura del coche, superior a los convencionales y semejante a la de los monovolúmenes, la estabilidad que le proporciona el reparto de pesos es muy buena. El coche responde y va por donde el conductor quiere, siempre, incluso en aceleraciones bruscas cuando la tracción trasera empuja y parece que debería querer levantar el coche. Pues tampoco lo hace. El control de tracción hace su trabajo y los 170 CV disponibles casi desde cero ofrecen reacciones de deportivo en las velocidades bajas y medias. Como todos los eléctricos en velocidades de crucero de carretera se apacigua, aunque no por eso adolece de falta de potencia para responder en prácticamente cualquier situación de la circulación.

Especial mención requiere el sistema one pedal feeling. Ya hablamos de él en la primera prueba pero es necesario un tiempo para saber si realmente es fácil adaptarse a este sistema para no echar de menos los aceleradores que permiten el reptado del coche sin tocarlos. Es una característica que siempre me ha gustado esos sistemas que permiten el avance del coche a pequeña velocidad al levantar el pie del acelerador. Esta posibilidad no la permite el i3, pero, sin embargo, me ha resultado muy sencillo acostumbrarme al sistema de pedal-freno, tanto, que al volver a uno convencional, casi he tenido problemas al levantar el pie del acelerador y comprobar que no frenaba. Muchos recorridos los he acabado sin haber pisado el freno en ningún momento. Acostumbrarse al indicador de potencia y recarga de la pantalla situada tras el volante ha sido pan comido y una agradable sorpresa que además permite controlar con gran precisión el consumo del coche.

También he podido comprobar el funcionamiento del regulador de velocidad activo con control de distancia que incorporaba nuestra unidad de prueba. En el vídeo que acompaña a este texto se puede examinar su comportamiento. Personalmente a mi me ha parecido muy satisfactorio en la mayoría de las situaciones de circulación por carretera o autovía. En algunos momentos se puede decir que estos sistemas permiten un conducción semiautónoma en la que únicamente hay que manejar el volante, pudiendo confiar el acelerador y el freno al i3 sin, por supuesto, disminuir la atención sobre la circulación.

prueba bmw i3

Recarga

Para la recarga, y con el fin de realizar las pruebas en los dos recorridos mencionados, establecimos un punto de recarga en el lugar donde el coche ha dormido cada noche y otro en el extremo opuesto del recorrido diario. El primero era de 3,8 kW, cedido por Gas Natural Unión Fenosa y el segundo, de 7,3 kW, de  Alphabet. Aprovechamos para agradecer a ambos todas las facilidades que nos han puesto para la realización de la prueba. En ambos casos los tiempo de cargas fueron los esperados para una batería de 22 kWh de capacidad (18,8 útiles).

También hemos podido realizar una recarga en el cargador rápido CCS Combo que BMW tiene instalado en sus oficinas de Madrid. Con él, y en aproximadamente 10 minutos hemos podido recuperar una autonomía de unos 80 kilómetros, llevando la carga desde un cuarto de la batería hasta el 80% de la misma. En el vídeo que acompaña a este artículo se puede ver el proceso de carga con más detalle.

 

Consumos

En la siguiente tabla reflejamos los consumos medidos por el indicador en los distintos recorridos que hemos realizado con el coche. En todos los casos el consumo medio ha estado por debajo de los 13 kWh/100 km, lo que representaría una autonomía mínima garantizada de 145 km.

Acompañan a los resultados del i3 los de otros modelos de vehículos eléctricos con los que hemos realizado el mismo recorrido. Es importante tener muy en cuenta las temperaturas existentes en cada uno de los momentos de la prueba.

prueba bmw i3 - consumos

Prueba sobre recorrido diario

En primer lugar hemos querido realizar una prueba de uso cotidiano que nos obligaba a realizar aproximadamente 70 kilómetros diarios, una parte en zona urbana y otra en carreteras de circunvalación y autovía. El recorrido era de ida y vuelta y los tramos son los siguientes:

Tramo 1: ZONA URBANA: 6,4 km

Tramo 2: AUTOVÍA DE CIRCUNVALACIÓN (velocidad máxima: 90 km/h): 20,8 km

Tramo 3: AUTOVÍA (velocidad máxima: 120 km/h): 4,5 km

Tramo 4: ZONA SEMI URBANA: 3 km

El recorrido es de ida y vuelta, con un total de 34,7 km x 2 =69,4 km

prueba bmw i3 - las rozas

Prueba sobre recorrido habitual

Este es el recorrido que realizamos con todos los coches eléctricos e híbridos que probamos. El recorrido son 46 kilómetros en los que se combina autovía con limitación de 100 km/h, un puerto de montaña y zonas urbanas intercaladas.

Tramo 1: ZONA URBANA: 1,4 km

Tramo 2: AUTOVÍA (velocidad máxima: 100 km/h): 9,6 km

Tramo 3: PUERTO (velocidad máxima: 90 km/h): 7,7 km

Tramo 4: ZONA URBANA: 4,3  km

El recorrido es de ida y vuelta, con un total de 23,0 km x 2 =46,0 km

prueba bmw i3 - habitual