La localidad catalana de Igualada puede presumir de tener el primer punto de carga alimentada por energía hidráulica de Cataluña. Está equipado con una turbina capaz de generar entre 1 y 2,2 kWh; de este modo, puede cargar hasta dos coches eléctricos a la vez

A lo largo de la red de distribución, existen puntos donde se produce energía eléctrica a partir de pequeños saltos hidráulicos y de sobrepresiones derivadas de la topografía del terreno y la topología de la red de agua. Bien aprovechada, esta energía se puede transformar en electricidad suficiente para cargar un vehículo enchufable.

Con esta certeza, Aigua de Rigat ha puesto en funcionamiento el primer punto de carga para coches eléctricos alimentado por energía hidráulica. “En el caso de Igualada, en el punto donde se ha instalado el punto de carga, se produce un salto de agua en la entrada del depósito Rectangular”, explican. Para aprovechar esta energía, ha sido necesario instalar una turbina hidráulica capaz de generar entre 1 y 2,2 kW/h .

El primer punto de carga abastecido por energía hidráulica de Cataluña

Según explican fuentes de Aigua de Rigat, esta turbina genera suficiente energía para cargar hasta dos vehículos al mismo tiempo.

En función del vehículo que se conecte al cargador, el tiempo de carga completa varía: una bicicleta eléctrica requiere unas tres horas; una moto eléctrica, puede recuperar toda sus energía en un tiempo estimado de entre dos y cuatro horas; mientras que un coche eléctrico cien por cien requerirá un tiempo de espera que oscila entre cuatro y seis horas.

En este vídeo se muestra con más detalle el funcionamiento del primer punto de carga con energía hidráulica de Cataluña:

 

Carga gratuita

Desde Agua de Rigat, ponemos a disposición de la ciudadanía este punto de carga de forma totalmente gratuita“, afirman los responsables. Se espera que el cargador  uso frecuente, ya que está situado en una zona estratégica del polígono industrial de Igualada, cercana a la zona residencial.

Cuando no hay vehículos cargando, la energía que se genera se utiliza para la alimentación de los analizadores de cloro y la iluminación del depósito. Para hacerlo posible, ha sido necesario instalar un inversor a la salida de la turbina para modular la entrada según la energía producida. Este tipo de inversor se encarga de conectar la energía producida de la turbina a la red eléctrica interna sin necesidad de instalar ningún tipo de batería y poder aprovechar el 100% de la energía generada.

El cargador está ya en funcionamiento delante del depósito Rectangular, en la calle de Irlanda (nº 8), de Igualada (Barcelona). Con su uso, se mitigarán 4,85 toneladas de CO2 al año.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here