De acuerdo con los datos del Observatorio Cetelem Motor 2021, casi la mitad de los españoles que habían decidido comprar coche en 2020 tuvieron que cancelar su decisión por la COVID-19. La parte buena es que muchos retomaran el proyecto en 2021 y una cuarta parte lo harán con la compra de un coche eléctrico

El Observatorio Cetelem ha presentado los resultados de su estudio de motor 2021. En el informe se analizan los hábitos y comportamiento de compra en los sectores del automóvil, la moto y el caravaning, a través de las encuestas realizadas a consumidores españoles.

En lo que respecta al sector del automóvil, el precio y el servicio postventa son los dos aspectos con más peso a la hora de comprar un coche. Internet sigue siendo la fuente principal de información y las webs de las propias marcas las páginas más consultadas. Entre las diferentes opciones de coches sostenibles, los híbridos y eléctricos son los que mayor interés despiertan entre los conductores.

Casi la mitad tuvo que cancelar su proyecto de compra

Un 48 % de los encuestados por el Observatorio Cetelem asegura que la crisis provocada por la COVID-19 le ha obligado a cancelar su intención de comprar vehículo; pero mientras un 4 % no podrá retomarla en los próximos meses y un 17 % lo duda, hay un 27 % que sí espera culminar este año su proyecto de estrenar coche.

Aunque el coche usado experimentan un importante crecimiento en la intención de compra (+19 % con respecto al Observatorio de 2020), todavía son más lo que prefieren adquirir un vehículo nuevo (76 % frente a 24 %).

Cuatro de cada 10 se plantea la compra de un eléctrico, según el Observatorio Cetelem Motor 2021

Nos centramos ahora en la intención de compra de vehículos eléctricos.

Como muestra la infografía, aumenta el número de españoles que tiene intención de comprar un coche eléctrico en los próximos 24 meses. Si en 2020 era un 23 % los que respondían de manera afirmativa a la pregunta, en esta edición son un 25 %.

El precio (60 %), la autonomía (54 %), la falta de punto de carga en el domicilio o trabajo (39 %), los tiempos de carga (31 %) o una variedad de modelos que consideran insuficiente (17 %) son los principales argumentos de quienes no se han planteado la compra de un eléctrico de aquí a 2022.

Sí aumenta el precio que los españoles estarían dispuestos a pagar por un coche eléctrico: en 2020 fijaban un tope de 23.850 euros y en 2021 llegan a 25.237 euros, esto es, un 6 % más.

Pero solo siete de cada 10 conductores se muestran dispuestos a realizar un esfuerzo financiero que suponga pagar un 30 % más por un vehículo eléctrico que por otro de similares características y motor de combustión.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here