El McLaren 720S Ride-On, basado en modelo de peques P1 TM, es todavía más auténtico que el anterior. Con él, McLaren quiere llevar la electirificación a la próxima generación de entusiastas de los superdeportivos.

El McLaren 720S fue recientemente votado como World Performance Car 2019  dentro de los premios World Car of the Year. Pues ese es el vehículo del que ahora han hecho una versión para peques.

Los pequeños McLaren 702S Ride-On son una versión fiel de los superdeportivos británicos McLaren. Están pensados para la nueva generación de futuros entusiastas de estos vehículos. Su autenticidad es singular, incluyendo el color que llaman Papaya Spark, idéntico al del superdeportivo real.

El nuevo ‘Ride-On’ de McLaren 720S lleva licencia oficial. Sigue al lanzamiento en 2016 del primer automóvil eléctrico para niños de la marca, el ‘Ride-On’ de McLaren P1TM. La propia marca dice que se trata de la versión más accesible del icono de la Serie Ultimate. También indica que la diminuta edición de McLaren P1TM demostró que las cosas pequeñas realmente pueden llegar en paquetes con forma McLaren.

Quizás el gusto por los vehículos eléctricos se pueda fomentar así. Puede que este tipo de juguetes vayan en esa línea. Es difícil conocer el alcance, pero es innegable que los mini superdeportivos para peques son simpáticos.

McLaren 720S ‘RIDE-ON’ eléctrico

Ahora, el McLaren 720S ‘Ride-On’ abrazar aún más el espíritu de McLaren de lo que lo hizo el P1. Las puertas diédricas, combinadas con elementos de carbono y detalles al estilo 720S identifican el modelo con el automóvil real.

El color de lanzamiento exclusivo es el matiz de herencia de McLaren, Papaya Spark. Al igual que el anterior, el McLaren 720S  “Ride-On” está impulsado por un motor eléctrico. Se acciona mediante el pedal de acelerador, que funciona con sonidos agregados. Dicen, literalmente: ¡porque a todos nos gusta escuchar un motor!

McLaren 720S Ride-On
McLaren 720S Ride-On para niños.

Ese “motor” funciona con una llave. Sin embargo, también puede ser controlado por control remoto. Así, proporciona un cierto nivel de “conducción autónoma”, además de control parental. Añade frenos (con luz de freno) y una pantalla de visualización en el tablero de instrumentos.

La pantalla incorpora el sistema de infoentretenimiento, con botones para diferentes funciones en el tablero. Cuando el peque conductor no está en movimiento, puede tomarse tiempo para escuchar música o ver una película corta. Para ello el coche permite la conexión de una tarjeta USB o SD en los lugares preparados al efecto. Asimismo, el propio sistema carga una selección de canciones populares para niños.

Su precio es de 315 libras. La misma marca dice que  sería posible comprar setecientos 720S ‘Ride-Ons’ por el coste de un verdadero 720S Coupé. Al igual que en la realidad, esperan que la máquina de los sueños de los niños tenga una gran demanda.

El vehículo está a la venta en tiendas de juguetes seleccionadas de todo el mundo.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here