En el momento de su lanzamiento, el Jaguar XK120, 1953, era el automóvil de producción más rápido del mundo.
En el momento de su lanzamiento, el Jaguar XK120, 1953, era el automóvil de producción más rápido del mundo.

Lunaz restaura y electrifica vehículos clásicos. Para ellos, preservando el pasado y abrazando el futuro, hacen “una propuesta relevante para los vehículos más bellos de la historia”. En consecuencia, su misión es “definir el futuro de los clásicos”.

Lunaz tiene su cuartel general en Silverstone (Inglaterra). Bajo las órdenes del exdirector técnico de Renault F1, Jon Hilton, la compañía diseña y fabrica una solución patentada de tren motriz eléctrico. Es la forma en la que responde a las preguntas que los propietarios de vehículos clásicos se hacen sobre el futuro de estos coches.

Un Rolls-Royce Phantom V de ocho asientos (1961), el Jaguar XK120 (1953) y el Rolls-Royce Cloud (1956) se están preparando para volver a circular. El Jaguar XK120 está equipado con una batería eléctrica de 80 kWh. Mientras, el Rolls-Royce Phantom V se especifica con una unidad de potencia de 120 kWh.

Cada clásico de Lunaz representa una restauración totalmente personalizada. Sus automóviles se analizan al milímetro. Así, los ingenieros de Lunaz pueden desarrollar la solución de tren motriz más adecuada para el carácter del automóvil y la dinámica de conducción prevista.

Todos los clásicos de Lunaz están diseñados con capacidad de carga rápida y sistemas de frenado regenerativos. Además, integran otras tecnologías, como el control de tracción y el control de crucero.

El Jaguar XK120 de Lunaz se encuentra actualmente en fase de prueba final. Demostrará el poder de combinar la tecnología del nuevo mundo con la belleza del viejo mundo. Los motores gemelos del Jaguar producen 700 Nm y 375 CV.

Lunaz y la electrificación

Desde sus comienzos, a principios de 2018, la compañía se ha ido rodeando de personas muy cualificadas de ingeniería, diseño y fabricación. Y, además, personas con experiencia en Aston Martin, Ferrari, Ford, Fórmula 1, Jaguar, Volkswagen, McLaren y Rolls-Royce.

La propuesta de Lunaz está igualmente avalada por una comprensión íntima del mundo del lujo. Esto se extiende al equipo interno de diseñadores y artesanos. Ellos serán los encargados de personalizar y de adaptar a la estética y estilo de vida actuales los clásicos.

La compañía se compromete a permanecer fiel a la belleza de estos autos. Cada clásico de Lunaz da nueva vida, funcionalidad y relevancia a los clásicos más famosos de la historia.

Los precios de un clásico electrificado convertido por Lunaz comienzan en £ 350.000. Y admiten pedidos desde noviembre.

El fundador de la compañía, David Lorenz, ha explicado:

“Quería que un automóvil como un Jaguar de 1953 fuera mi conductor diario. Lunaz toma una historia que todos amamos y le da un futuro brillante. Estamos innovando para crear autos que sean utilizables, dinámicos y que se conviertan en los clásicos de los mejores conductores ”.

El proceso de electrificación está cuidado hasta en el más mínimo detalle.
El proceso de electrificación está cuidado hasta en el más mínimo detalle.

Proceso

El proceso de electrificación de cada vehículo comienza con un análisis exhaustivo de su forma, peso y dinámica de conducción. El motor original y sus sistemas asociados se retiran antes de escanear el automóvil en 3D. Así, los ingenieros de Lunaz puedan usar modelos a escala como referencia.

Luego, el vehículo está sujeto a un proceso de restauración exhaustivo que implica llevar la pintura de nuevo al metal desnudo y rectificar cualquier imperfección a mano. Una vez terminado, el interior se moderniza con la incorporación de navegación por satélite, wi-fi y un sistema de información y entretenimiento contemporáneo.

Los accesorios asociados con los trenes de potencia eléctricos, incluidos cargadores de batería y convertidores de CC, se integran en el diseño. Se utiliza el tapón de llenado de combustible para la recarga y se instalan nuevos sistemas de aire acondicionado y calefacción. Después se mejoran los sistemas de frenado, suspensión, dirección y electrónica para hacer frente a la potencia adicional.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here