Haru Oni, la planta de fabricación de combustibles sintéticos ecológicos.
Haru Oni, la planta de fabricación de combustibles sintéticos ecológicos.

Porsche y Siemens Energy, junto a un grupo de compañías internacionales, están desarrollando e implementando en Chile un proyecto piloto pionero en el mundo. Se trata de Haru Oni, una planta de fabricación de e-fuels sintéticos, no contaminantes, ubicada en Chile. La producción arrancará en 2022 y alcanzará los 130.000 litros de combustible. Porsche será el principal cliente del combustible ecológico.


Haru Oni es la primera planta integrada para producir combustibles sintéticos, e-fuels, no contaminantes, a escala industrial y con fines comerciales. Operativa desde 2022, espera llegar a una producción de unos 55 millones de litros anuales en 2024, 550 millones de litros en 2026.

En el proyecto intervienen, además de Siemens y Porsche, la energética AME, la petrolera ENAP de Chile y la compañía italiana Enel.

El proyecto piloto Haru Oni, se realiza en la región chilena de Magallanes. La planta aprovecha las buenas condiciones del sur de Chile para producir combustible no contaminante a partir de energía eólica renovable.

El proyecto cuenta con el apoyo del gobierno alemán. Siemens Energy ha anunciado que va a recibir una subvención cercana a los 8 millones de euros del Ministerio Federal de Economía y Energía. Se enmarca en la Estrategia Nacional de Hidrógeno de Alemania.

Combustible sintético

La fabricación de e-fuels empieza por el hidrógeno. En el proceso de generación de hidrógeno, los electrolizadores utilizan la energía eólica para disociar el agua en sus dos componentes, oxígeno e hidrógeno.

En un segundo paso, los planes prevén filtrar el CO2 del aire y luego combinarlo con el hidrógeno para formar metanol sintético. El resultado es metanol renovable, que puede ser convertido en un combustible respetuoso con el clima utilizando una tecnología de MTG (de metanol a gasolina). Se hace bajo licencia y con el apoyo de ExxonMobil.

Porsche será el cliente inicial de la producción de Haru Oni.
Porsche será el cliente inicial de la producción de Haru Oni.

Haru Oni, Siemens y Porsche

Siemens Energy es co-desarrollador del proyecto Haru Oni (también conocido como proyecto HIF). Está actuando como integrador de sistemas para cubrir toda la cadena de valor: la generación de energía con turbinas eólicas Siemens Gamesa; la producción de hidrógeno sostenible y la conversión en combustible sintético.

La flexible electrólisis PEM (membrana de intercambio de protones) de la compañía es ideal para utilizar la energía eólica, que es volátil. Es decir, que la generación de energía no es constante.

Como principal cliente del combustible, Porsche planea en una primera fase utilizar los e-fuels de Chile en proyectos que sirvan de ejemplo. Entre ellos: el uso del combustible en vehículos de competición Porsche; en los Porsche Experience Center; y, más adelante, también en vehículos de producción en serie.

El fabricante de automóviles deportivos comenzará con una inversión inicial de aproximadamente 20 millones de euros en Haru Oni.

Otros participantes en Haru Oni

AME es el principal promotor y propietario de la empresa del proyecto HIF (Combustibles Altamente Innovadores). Asimismo, la compañía Enel es cofundadora de la planta, centrada en la energía eólica y la electrólisis. Por su parte, ENAP apoyará el proyecto con personal, mantenimiento y logística.

Chile tiene excelentes condiciones climáticas para la energía eólica y un bajo coste de la electricidad asociado a ella. Por tanto, tiene un potencial muy alto en términos internacionales para producir, exportar y utilizar localmente el hidrógeno renovable.

Según Oliver Blume, Presidente del Consejo de Dirección de Porsche AG:

“La movilidad eléctrica es una de las principales prioridades de Porsche. Los combustibles sintéticos para automóviles son un complemento útil, siempre que se produzcan en lugares donde se disponga de un excedente de energía sostenible. Son un elemento adicional en el camino hacia la descarbonización. Sus ventajas radican en su facilidad de aplicación: este tipo de combustibles se pueden utilizar en motores de combustión e híbridos enchufables; además, pueden hacer uso de la red existente de estaciones de servicio. Utilizándolos, podemos contribuir aún más a proteger el clima.

Nuestra participación en la primera planta integrada y comercial de e-fuels del mundo respalda el desarrollo de los combustibles alternativos del futuro”.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here