Silence es un fabricante español de motos eléctricas
Silence es un fabricante español de motos eléctricas que, además, participa en el negocio del motosharing

Quedan pocos kilómetros de autonomía, te acercas a un intercambiador de baterías y coges una nueva. Tienes kilómetros renovados para continuar tus desplazamientos y no has tardado más que un par de minutos. Suena bien, ¿verdad?

Aunque todavía no están extendidas, las baterías intercambiables tienen muchas papeletas para ser una de las soluciones con más futuro para quienes colocan el tiempo de carga en la lista de inconvenientes de los coches eléctricos.

Silence ha inaugurado el primer intercambiador de baterías de España. Está en Barcelona, como parte de las instalaciones de la primera Flagship Store de la marca en funcionamiento desde hace pocos días.

La primera tienda de Silence es un espacio dedicado a su nuevo modelo S01, el primero que la compañía diseña exclusivamente para particulares y con el que espera alcanzar las 7.000 motocicletas producidas y los 30 millones de facturación a finales de 2019. “La Flagship Store es el punto de encuentro perfecto entre conectividad, tecnología, innovación y sostenibilidad”, explican desde Silence.

Un armario intercambiador de baterías

Uno de los objetivos de Silence es, según Carlos Sotelo, CEO y fundador, “terminar con las barreras de los puntos de carga”. Por este motivo desde su departamento de I+D han diseñado un armario intercambiador de baterías cuyo objetivo es ofrecer al usuario una batería cargada cuando la necesite.

S01 de Silence
El S01 de Silence es un scooter diseñado para particulares y uso urbano

Este es el primero, pero habrá más. Silence tiene previsto instalar, junto a Repsol, otros puntos de intercambio de baterías en algunas gasolineras de la ciudad.

El servicio lo podrán utilizar tanto usuarios particulares como motos de flotas.

Silence S01

La S01 de Silence es una moto eléctrica de prestaciones equivalentes a una 125 cc.

También es un vehículo 100% conectado e inteligente. Todas las unidades que salen de la planta de producción que Silence tiene en Molins de Rei está conectados a través de una App. Esto permite al usuario no depender de la llave para arrancarlo, saber la ubicación de su moto en cualquier momento, el estado de la batería, la cantidad de CO2 que ha ahorrado gracias a conducir un vehículo eléctrico y también en qué punto de la ciudad se encuentra la batería cargada más cercana.

Silence factory
Fábrica de scooters eléctricos de Silence

A diferencia de otros vehículos eléctricos, la S01 cuenta con una batería extraíble  que permite al usuario transportarla y cargarla de forma muy sencilla en cualquier enchufe y saltarse, así, las barreras del punto de carga.

Carlos Sotelo asegura que con este vehículo “no hemos pretendido fabricar una moto sino una forma de vida”. Y es que la S01 es un vehículo sostenible a nivel 360º.

Más que una batería

Silence es el único fabricante a nivel nacional, y el segundo europeo, que fabrica sus propias baterías. “Esto nos distingue de la competencia. El corazón del vehículo eléctrico es su batería. Tener el desarrollo in-house nos da mucho margen de maniobra”, confirma Sotelo.

Además de alimentar la motocicleta, la llamada “be” va acompañada de dos elementos:

  • por un lado un árbol solar –que puede instalarse en cualquier balcón o jardín- para cargar la batería de forma totalmente sostenible y gratuita
  • por otro lado, el llamado ‘inverter’ de desarrollo propio. Se trata de un adaptador que, conectado a la batería, permite transformar la energía acumulada y aplicarla para otros fines. Desde conectar cualquier dispositivo, hasta salir de fin de semana en caravana sin consumir otra energía que la de la batería.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here