El sector de la automoción, uno de los grandes afectados por el corona virus. Foto: Bloomberg
El sector de la automoción, uno de los grandes afectados por el corona virus. Foto: Bloomberg

El corona virus pasa factura a compañías como Tesla. Bloomberg indica que la agencia Morgan Stanley ha reducido su objetivo de ventas para 2020 de 500.000 vehículos a 452.000. Además, ha rebajado su precio objetivo de acción a $ 480 desde $ 500, manteniendo su calificación infraponderada.


El sector de la automoción se está viendo afectado por el coronavirus desde febrero. Lo cierto es que hay marcas muy afectadas por la paralización de producción de industrias en China.

Faconauto, la patronal que integra asociaciones de concesionarios lo explicaba así:

“El brote de coronavirus en China podría prolongar la caída de ventas de vehículos y descarrilar la producción del país y del mercado global”.

Diferentes analistas, a nivel global, añaden que la producción en China se contrae un 2% desde febrero. Y que la industria automotriz en la Unión Europea puede experimentar una disminución de 2.500 millones de dólares debido a una reducción en las exportaciones de automóviles y piezas de China.

Por su parte, la agencia de calificación Moody’s  espera que las ventas mundiales de vehículos disminuyan un 2.5% en 2020. Pero esta suposición se basa en la contención del virus a finales de marzo. Si eso fuera así, el impacto en los mercados de automóviles nuevos sería menos severo porque la industria tendría el resto del año para recuperarse.

Si eso fuera así, las previsiones para 2020 no serían muy graves.

Moody’s añade que los fabricantes normalmente acumulan existencias, al menos de sus modelos más populares y más baratos. Y que eso debería permitir cierta inercia con respecto a los registros de automóviles nuevos.

Sin embargo, este amplio supuesto cambiará rápidamente si el Covid19 persiste durante el año en curso e incluso más allá.

Tesla Model Y.
Tesla Model Y.

El caso de Tesla y el corona virus

Los analistas están recortando las previsiones para la industria de la automoción en su conjunto. El hecho de haber cancelado salones de automóviles ha evitado la presentación de los nuevos modelos. Y, además, las caídas en la bolsa de la acciones están afectando a las marcas.

Bloomberg afirma que el sector se verá afectado por la bajada de incentivos en mercados como Noruega y Países Bajos. Pero también por el corona virus. Los analistas están recortando las previsiones para la industria en su conjunto.

Como ejemplo, Tesla, para quien Bloomberg espera una bajada de ventas de aproximadamente un 10% en Europa este año. Según recoge de Morgan Stanley:

“Un Tesla es una compra discrecional y de alto precio. Es razonable suponer que el sentimiento y la fortaleza financiera de la cartera de pedidos de Tesla se vean afectados de alguna manera por la fuerte corrección en los mercados mundiales. Asimismo, por las preocupaciones sobre la seguridad pública y la interrupción de la movilidad personal”.

Las acciones de Tesla cayeron un 7,6% a $ 585.90 en la mañana de ayer, día 12, en Nueva York. Eso en consonancia con las caídas de renta variable registradas en los mercados mundiales por la amenaza del coronavirus. Y eso que Tesla había tenido subidas de hasta un 52% este año después de dos trimestres consecutivos de ganancias mejores de lo esperado.

La evolución del sector es imprevisible mientras no se consiga contener el virus.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here