Como cualquier otro vehículo, los enchufes deben pasar la inspección técnica del vehículo, pero en condiciones especiales. A continuación, repasaremos todo lo que hay que saber sobre la ITV de un coche eléctrico y de un coche híbrido enchufable, sin pasar por alto el catalizador de coche.

¿Qué es la ITV y qué funcionalidad tiene?

La inspección técnica de vehículos (ITV) es un procedimiento al que todos los vehículos deben someterse periódicamente para asegurarse de que cumplen los requisitos de seguridad necesarios para la conducción.

La finalidad de la inspección técnica de los vehículos es garantizar que los vehículos que circulan por las carreteras se encuentren en un estado de seguridad que vaya más allá del mínimo exigido, para reducir al mínimo el riesgo de accidentes por causas técnicas y contribuir a la protección del medio ambiente mediante la reducción de las emisiones de gases de escape. Para ello, la ley establece una frecuencia mínima con la que los vehículos deben pasar por ella, así como situaciones excepcionales que requieren una revisión.

Los vehículos tanto eléctricos como híbridos enchufables también están sujetos a una ITV, aunque con pequeñas variaciones. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo es la ITV de los coches eléctricos?

Como era de esperar, la ley recientemente renovada sobre la inspección técnica de los vehículos no prevé una prueba específica para los vehículos eléctricos.

Esto significa que en la ITV de un coche eléctrico se pasan las mismas pruebas que los modelos de combustión, con dos excepciones: debido a sus especiales propiedades mecánicas, no serán sometidos a pruebas de emisión o de ruido.

Hay un problema y es que no existe ninguna prueba para comprobar el estado de las baterías o el cableado para asegurar que todo está en buenas condiciones.

¿Cuándo tiene que someterse un coche eléctrico a una prueba de ITV?

Por el momento no hay ningún cambio y los vehículos eléctricos deben pasar la ITV en el mismo plazo que los vehículos de combustión. En el caso de los coches ordinarios, las fechas serían las siguientes:

  • La primera ITV tiene lugar cuatro años después de la fecha de registro.
  • Cada dos años hasta que el vehículo haya alcanzado el 10%.
  • A partir de esa fecha, el examen se llevará a cabo anualmente.

Los híbridos enchufables y su ITV

Se trata de un coche que combina un motor eléctrico y un motor de combustión, utilizando uno como fuente principal y el otro como portador; aunque también puede utilizar cada fuente de energía de forma independiente, dependiendo de la situación. De esta manera, se reducen las emisiones de CO2 a la atmósfera, manteniendo así el nivel de rendimiento del vehículo.

En definitiva, se trata de modelos que permiten un nivel de prestaciones similar al de un vehículo convencional, pero con un menor consumo de combustible y menores emisiones a la atmósfera, por lo que podemos ahorrar en gasolina. Además, el motor del coche híbrido enchufable es más silencioso que el del coche convencional.

Puntos de inspección: coches convencionales vs vehículos híbridos enchufables

Los departamentos técnicos especializados afirman que cuando se inspecciona un coche híbrido enchufable, se comprueban los mismos factores que para cualquier coche común. Aunque para ambos hay una clara diferencia, la cual radica en las emisiones contaminantes.

Sin embargo, debido a sus características técnicas, los vehículos híbridos enchufables tienen la particularidad de pasar por alguna que otra prueba más, además de las emisiones contaminantes. El sistema de control de tracción debe ser desactivado tanto para la prueba del medidor de freno como para la prueba del kilómetro de remolque debido a que el sistema recoge información de las cuatro ruedas.

Te puede interesar

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here