Sistema de carga Bombardier Primove embarcado en un autobúes eléctrico Braunschweig Alemania
Sistema de carga Bombardier Primove embarcado en un autobúes eléctrico Braunschweig Alemania

El ejemplo de otras ciudades ha animado a Madrid, a trabajar para que sus autobuses eléctricos se recarguen con un sistema de carga inductiva. Valencia y Barcelona han mostrado también su interés.

Primove es un sistema de carga por inducción que pueden incorporar tanto vehículos ferroviarios como de carretera y que supone una solución para incorporar la movilidad eléctrica a los  operadores de transporte público de las ciudades.

La carga inalámbrica de Bombardier Primove se basa en la concepción de una ciudad en la que todos los vehículos son eléctricos: sin contaminación, sin humos, sin ruidos, sin catenarias, sin cables, sin enchufes. Un sistema de carga completamente invisible y automático que no cambia los hábitos de conducción ni los tiempos de viaje.

Los autobuses eléctricos de transporte público son una de las aplicaciones que mejor se entiende con este tipo de recarga.

Estación de carga inductiva de Primove en Braunschweig Alemania
Estación de carga inductiva de Primove en Braunschweig Alemania

PRIMOVE ha hecho realidad nuestra ambición de ofrecer un transporte público cotidiano sin emisiones

Desde que el primer servicio autobús eléctrico equipado con PRIMOVE comenzó a funcionar en Braunschweig, en Alemania, y hasta el  día de hoy, 15 autobuses de cuatro fabricantes diferentes, así como 18 estaciones de carga están equipadas con este sistema de carga inalámbrico. Entre todos han sumado 500.000 kilómetros de servicio y han realizado más de 83.000 ciclos de carga con una fiabilidad de 97.7%: “Berlín tendría que electrificar 619 automóviles particulares para igualar los ahorros obtenidos por el conjunto de autobuses eléctricos equipados con PRIMOVE

Estos autobuses están en funcionamiento en las ciudades alemanas de Berlín, Braunschweig y Mannheim, así como en Brujas, Bélgica y Södertälje, Suecia. Todos juntos, estos vehículos sin cables y de carga inductiva y automática, han ahorrado un total de 527 toneladas de emisiones de CO2.

En España todavía estamos lejos de implantar sistemas como este. En Madrid la EMT trabaja para que sus autobuses eléctricos se recarguen con un sistema de carga inductiva y Barcelona o Valencia son otras dos ciudades que han mostrado su interés por este sistema de recarga por inducción magnética. Málaga cuenta ya  con un proyecto piloto de carga inductiva que está desarrollando con otra empresa del sector.


Galería de imágenes

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here