El Hyundai Kona Eléctrico ha conseguido numerosos premios desde su lanzamiento.
El Hyundai Kona Eléctrico ha conseguido numerosos premios desde su lanzamiento.

Dicen que los coches eléctricos son pequeños, aburridos, que no tienen autonomía suficiente para el día a día (y mucho menos para los viajes largos) y que, además, son caros. Quién lo dijo no conocía al Hyundai Kona. Este modelo tiene todos los argumentos necesarios para desmontar los falsos mitos que rodean al coche eléctrico.

Los expertos vaticinan más de 40.000 coches eléctricos vendidos para cuando acabe el año.

No vamos mal. La norma europea que limita las emisiones de dióxido de carbono y sanciona a los fabricantes que superen los máximos permitidos con multas millonarias han provocado un aumento del interés de las marcas por posicionarse en el mercado de vehículos eficientes, por un lado, y de los usuarios por conocer las alternativas, por otro. Y esto se aprecia en las matriculaciones. En los dos primeros meses del año, las ventas de turismos eléctricos han aumentado un 120% con respecto al mismo período de 2019.

A pesar de la creciente popularización de la movilidad eléctrica, todavía se escuchan conversaciones en las que los expertos cuestionan la viabilidad de los coches enchufables como alternativa para la movilidad del presente.

Recurren a los que ya está demostrado son falsos mitos y argumentan que solo sirven para familias sin niños que recorren pocos kilómetros al día. Aseguran que es así porque su autonomía es reducida, que en el mercado solo hay modelos pequeños, con reducidas prestaciones y, por si esto fuera poco, caros.

Con todos nuestros respetos: ni conocen la oferta actual del mercado, ni han visto/leído/oído nada sobre el Hyundai Kona.

Mito 1: los coches eléctricos son pequeños

Un coche de 4,18 metros de largo, 1,8 metros de ancho y casi 1,6 metros de alto, ¿es pequeño?

Si a eso añadimos que no se trata de un turismo, sino de un todocamino que incluso permite alguna incursión (pequeña) fuera del asfalto, ¿sigues pensado que solo se puede usar en ciudad?

Queda un dato que recordar a quienes hablan del espacio como pega para la adquisición de un coche eléctrico. En el interior del Hyundai Kona eléctrico caben cinco personas (sin estrecheces), también su equipaje: el maletero tiene espacio para 332 litros de carga que se puede ampliar en 41 litros si se aprovecha el espacio reservado para el cable de carga.

Mito 2: tienen poca autonomía

Nombrar la autonomía como la principal limitación de los coches eléctricos suele ser el primer argumento de los contrarios a la electromovilidad.

Si bien es cierto que hasta hace relativamente poco los vehículos eléctricos estaban pensados para un uso eminentemente urbano; la idea ha quedado obsoleta.

Atrás ha quedado la época en la que los coches eléctricos eran el vehículo ideal para viajes cortos en ciudad, mientras que para ir a la playa o a pasar el fin de semana al pueblo se cogía el vehículo de combustión que esperaba en el garaje.

Ahora el coche eléctrico se usa para todo por dos razones:

  • tiene autonomía de sobra (y si no la tiene, la red de infraestructuras ha crecido lo bastante como para recargar la energía que falta mientras los ocupantes estiran las piernas y toman un café)
  • tiene espacio para cinco pasajeros y sus maletas

El Hyundai Kona está disponible con dos opciones de batería. La más potente (64 kWh) permite recorrer hasta 449 km con una sola carga; la menos potente (39,2 kWh) tiene un rango de 289 km. De Madrid a Valencia hay poco más de 350 km: se podría llegar del tirón (cosa que la Dirección General de Tráfico desaconseja, hay que parar a descansar cada dos horas).

Importante: las dos cifras de autonomía del Kona están homologadas bajo el ciclo WLTP, una nueva serie de pruebas que acerca los resultados a las condiciones reales de circulación.

Mito 3: son lentos y aburridos

Algo que todo el mundo debería aprender antes de ponerse al volante de un coche eléctrico es que no se conduce igual que uno de combustión. Pero, ojo, esto no lo hace más aburrido, sino todo lo contrario.

Los vehículos eléctricos tienen disponible todo el par motor desde el primer momento (algo que no pasa en los de combustión). En la práctica esto supone un poder de aceleración mayor que, sino se controla, puede dar lugar a un sustillo inicial.

Además de esto, un repaso a las cifras del Kona eléctrico muestran que de aburrido de conducir, nada. Pasa de 0 a 100 km/h en solo 7,6 segundos. En espacio, esto significa que necesita poco más de 15 segundos para recorrer 400 metros (con salida en parado) y que en solo 28,37 segundos habrá recorrido un kilómetro.

Menos que el Hyundai Kona 1.6 T-GDI que hace el 0-100 km/h en 8 segundos.

Mito 4: su equipamiento es muy básico

Quién dijo esto debía estar pensando en los coches eléctricos que se mueven por los campos de golf y no en el Kona eléctrico.

Hyundai ha puesto toda su experiencia en tecnología al servicio de sus modelos eléctricos. La prueba más evidente es la instrumentación del Kona EV, completamente digital.

Cuenta con una pantalla de siete pulgadas en la que se visualiza toda la información relativa al sistema eléctrico: autonomía, estado de la carga, flujo de la energía… También datos de la conducción como la velocidad.

Los diferentes niveles de regeneración de energía (que contribuyen a aumentar la autonomía) se controlan con las levas instaladas en el volante. Mientras que los botones de la consola central dan acceso a la gestión intuitiva del motor eléctrico.

Mención aparte merecen el Head Up Display (HUD) que proyecta información de conducción relevante en una pantalla de metacrilato sobre el salpicadero (velocidad, indicaciones del navegador, nivel de combustible…) que el conductor puede consultar sin apartar la vista de la carretera. Los sistemas de asistencia a la conducción también son numerosos: avisador de colisión frontal, asistente de cambio mantenimiento de carril, avisador de colisión por ángulo muerto, limitador inteligente de velocidad y avisador de alerta de atención del conductor, entre otros.

Mito 5: son demasiado caros

Resulta feo hablar de dinero pero queda un mito que desmontar.

No, los coches eléctricos no son caros. Cierto es que la factura inicial supone un desembolso algo mayor que su alter ego de combustión, pero también tienen más ayudas (y esto se espera que aumente a lo largo del año) y menos mantenimiento (lo que a la larga supone un ahorro importante).

Un estudio firmado por la organización de consumidores OCU afirma que teniendo en cuenta los costes de los distintos combustibles (gasolina, diésel, electricidad, hidrógeno y gas), la depreciación de los vehículos, el mantenimiento, los seguros, el tiempo medio de propiedad del automóvil, el kilometraje, la proporción de conducción en modo eléctrico para los coches híbridos enchufables, los costes financieros y los impuestos que supone la compra y uso de un coche durante 11 años, los eléctricos son hasta 2.500 euros más baratos que los gasolina y cerca de 6.000 euros más económicos que los diésel.

Volvamos al Kona EV como ejemplo real.

La versión de acceso a la gama eléctrica del Kona está disponible desde 32.850 euros (sin ayudas); el que sería su alter ego de combustión ronda los 27.000 euros. Son poco más de 5.000 euros de diferencia que con el Plan MOVES u otras ayudas quedarían igualados. También habría que restar el pago de la zona ORA (de la que los eléctricos están exentos) y el gasto en combustible (cargar la batería por la noche es hasta 5 veces más barato que el coste de la gasolinera).

¿Conclusión?

3 Comentarios

  1. Iba a explicar la realidad del coche electrico , pero no voy a gastar tiempo, este artículo solo es manipulación, cuando el coche electrico se acerque a una autonomía real de 650 km o más en cualquier condición y cargas rápidas sin fatigar las baterías y sin usar centrales nucleares o térmicas, hablaremos del vehículo del pueblo, este artículo estará pagado o financiado por las eléctricas

  2. Conclusión? Que con la versión de acceso, utilizada en este artículo para demostrar que no son caros, no se puede ir a muchos sitios por el tema de la autonomía. Y cargar el vehículo en un cargador de cualquier estación es más caro que repostar un vehículo de combustión. Para según qué datos, se utiliza la versión de acceso, y para otros, la versión de más autonomía. Todo a vuestra conveniencia, claro. Artículo manipulado a más no poder.

    • Pues yo con u fluence ze y 24kwh tengo de sobra para ciudad. 8 años ya sin repostar gasolina. Mantenimiento infinitamente más barato ( sin aceites, filtros, correas distribución, bujias o inyectores por no hablar de turbos y otras gaítas de los relojes de cuco. ..Independientemente del tamaño de la batería por 1 euro harás 100km. Con q coche de combustión dices que haces eso?

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here