El C4 representa una saga de éxito para Citroën desde su primer lanzamiento en 1928.
El C4 representa una saga de éxito para Citroën desde su primer lanzamiento en 1928.

350 km de autonomía, 136 CV de potencia, una dotación tecnológica de lo más interesante, tamaño perfecto para ciudad y carretera y un diseño de los que hacen girar la cabeza a su paso son solo algunas de las bazas del Citroën ë-C4 para convertirse en Coche del Año 2021. Pero espera, que hay más…

Complicado tendría el Citroën ë-C4 resumir el menos de tres minutos su candidatura a Coche del Año 2021. Tampoco le hace falta; sin necesidad de alegatos en su defensa, el nuevo eléctrico de Citroën figura ya en la lista de nominados a mejor coche en 2021. Y aunque papeletas para suceder en el trono al Peugeot 208 (Coche del Año 2020) tiene muchas, hay que reconocer que los 28 modelos que aparecen con él en la lista de candidatos no se lo van a poner fácil.

Pero, ¿quién dijo miedo? Y menos cuando cuentas con la experiencia eléctrica de un grupo como PSA, con más de una docena de modelos eléctricos y electrificados en sus filas.

Tamaño y diseño del Citroën ë-C4

Advertisement

Por dimensiones, forma parte de uno de los segmentos más populares del momento, el de los SUV compactos. Mide 4,36 metros de longitud, por 1,80 metros de ancho (sin contar retrovisores) y 1,52 metros de alto. Tiene una distancia entre ejes de 2.670 mm, y una distancia libre al suelo de 156 mm, suficiente para incursiones por pistas de tierra. Mención merece también la capacidad del maletero que permite transportar hasta 380 litros.

Del C4 Cactus al que sucede, el Citroën eléctrico hereda los pasos de rueda con embellecedores en color negro, así como los míticos Airbump que protegen a la carrocería de los golpes. La versión eléctrica se distingue de las de combustión (el Citroën C4 también está a la venta con mecánicas diésel y gasolina) por los detalles en azul turquesa. Destacar también el amplio techo panorámico y la curvatura de la luneta trasera que termina en un spoiler que acentúa su espíritu moderno.

Por mecánica y prestaciones

El Citroën ë-C4 monta un motor eléctrico con 100 kW (136 CV) de potencia y 260 Nm de par.

El conductor puede elegir varios modos de conducción; en Sport solo necesita 9,7 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 150 km/h, como una medida para contener el consumo energético.

De almacenar la energía se ocupa una batería de iones de litio de 50 kWh, refrigerada por líquido, que trabaja con una tensión nominal de 400 Voltios. A tope de carga, proporciona 350 km de autonomía. El modo de carga rápida (100 kW) permite recargar hasta el 80% de la autonomía en solo 30 minutos. Con corriente alterna se necesitan 5 horas con el cargador trifásico de 11 kW (opcional) o 7,5 horas enchufado en un wallbox con instalación monofásica.

Por su dotación tecnológica

Basta con sentarse al volante del ë-C4 para confirmar que estamos ante un coche que sube de nivel.

Lo primero que llama la atención es la gigantesca pantalla de entretenimiento y el head up display que proyecta información en la línea de visión del conductor. Hay que destacar que pesar de que se pueda controlar todo en su versión táctil, también cuenta con botones físicos para algunas funciones como el climatizador. También tiene base de carga inalámbrica para smartphones y tomas USB-C.

Menos visible, pero igual de sorprendente es el resto de la dotación tecnológica del Citroën C4 eléctrico. A destacar: suspensión Progressive Hydraulic Cushions; hasta 20 asistentes a la conducción que, entre otras cosas, proporcionan conducción semiautónoma nivel 2; control de crucero adaptativo con sistema activo de mantenimiento en el carril; reconocimiento de señales; cambio de luces automático; sensor de objetos en el ángulo muerto; asistente de aparcamiento; cámara de visión 360º…

En materia de conectividad, el sistema de infoentretenimiento incluye navegador Connect Nav, compatibilidad Android Auto y Apple CarPlay, Connect Assist y la ConnectedCAM, una cámara que graba el entorno del vehículo y guarda las imágenes una memoria integrada.

Además, con la aplicación MyCitroën es posible, no solo poner en marcha o programar la carga; también regular el climatizador con antelación para que al acceder al interior del coche se encuentre a la temperatura deseada.

Porque el Citroën ë-C4 es un coche eléctrico español

PSA presume de ser el único fabricante que produce coches eléctricos o electrificados en todas sus plantas. El Citroën Ë-C4 se fabrica en exclusiva en la planta de Villaverde (Madrid), desde donde se exporta a decenas de países.

Como homenaje a su lugar de origen, Citroën incluye en la oferta comercial del ë-C4 el pack Made in Spain. Es esta una opción de financiación que permite adquirir el eléctrico por 195 euros al mes; precio en el que se incluye el mantenimiento, asistencia en carretera 24 horas, garantía de tres años (o 100.000 km) y la posibilidad de devolver el vehículo tras seis meses de uso.

Nos lleva esto a otro de los argumentos a favor de la compra de un Citroën C4 eléctrico, el precio. La versión de acceso a la gama tiene un precio de partida de 32.423 euros; si optamos por el acabado Feel Pack, la tarifa aumenta hasta 33.823; mientras que el tope de gama, el acabado Shine, está disponible desde 35.123 euros.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here