Llegó la Fórmula E

0
410

El sábado se celebró la primera carrera de la Fórmula E. El nombre del primer ganador de esta competición pasará a la historia, pero de la retina no se nos borra la última curva de la carrera, cuando vimos volar al monoplaza de Nick Heidfeld por encima de uno de los muros del circuito urbano de Pekín.

Mucho que contar de esta primera carrera. Aunque desde el punto de vista de la competición lo más importante es la clasificación, seguramente hay muchas otras cosas que han rodeado al evento que hay que tener en cuenta y que merece la pena destacar.

Lo primero es que el  arranque de esta competición y la llegada de esta primera carrera ha sido motivo de muchas conversaciones. Eso lleva a la movilidad eléctrica a acelerar su desarrollo para dejar de ser considerada como  algo que aún no se sabe si pasará. Muchos medios se han hecho eco de lo que sucedía y mucha gente ha hablado de ello. Además, en el caso de nuestro país, finalmente lo hemos podido ver en directo a través de Energy, algo que lo ha convertido en un acontecimiento mucho más popular.

Por otro lado a pesar de haber hablado mucho sobre la competición, ha sido al verla rodar realmente cuando nos damos cuenta del intensísimo trabajo que ha habido detrás de la escasa hora de carrera que dura, entrenamientos y clasificaciones aparte. Sin duda dar el salto desde cero a la alta competición sin pararse en estadios intermedios es complicado. Había mucho que preparar y, fallos a parte, que los ha habido, y cosas por pulir, que también hay, se puede decir que lo sucedido ha sido un éxito. Esto demuestra que hay muchas empresas, muchos fabricantes y muchos intereses alrededor del mercado de los coches eléctricos de batería, que es imparable y que una competición extrema y totalmente eléctrica como esta le proveerá de muchísimos avances que harán evolucionar a los coches de calle rápidamente.

pekin beijing carrera fórmula e - 700-2

A resaltar también que las pocas imágenes de las gradas han demostrado que, al menos en Pekín, el interés ha sido el suficiente como para llenarlas. No hay que olvidar que detrás también hay un interés económico y que sin público presente y tras las pantallas de televisión poco futuro tendría esta competición.

Respecto a la carrera hay que resaltar que aunque hemos dicho muchas veces que la Fórmula E es silenciosa, la realidad nos ha hecho pensar que no lo es tanto. Es un sonido distinto, eso sí. Es el sonido de los coches eléctricos, parecido al que hemos oído en los que hemos conducido de serie, mucho más potenciado.  Por supuesto, nada que ver con el ruido de la Fórmula 1. En esta competición nos permitimos el lujo de escuchar como chirrían los neumáticos y como el Spark-Renault SRT 01E tiene una bonita tendencia a irse de atrás.

La pole position lograda por Nicolas Prost, de e.dams Renault, le mantuvo en primera posición hasta la última vuelta, seguido por  Daniel ABT, de ABT Sport, durante la primera fase de la carrera, hasta el cambio de monoplaza, en el que, tras una confusa transmisión, pudimos comprobar que fue Heidfeld, de Venturi Formula E, el que salió en segunda posición. El cambio de monoplaza, una de las situaciones más esperadas de la carrera, lo realizaron prácticamente todos los pilotos a la vez, por lo que en esta ocasión, parece que no ha habido estrategias muy preparadas, algo esperable al no haber aún experiencia de competición.

pekin beijing carrera fórmula e - 700

Cuando todo parecía decidido en la última vuelta, casi en la última curva, Heidfeld vio una puerta abierta en la frenada de la curva a izquierdas e intentó aprovecharla. Prost cambió de trayectoria golpeando el coche del alemán, que en su descontrol, fue a volar sobre un muro de hormigón impulsado por un  de los elevados pianos que delimitan el trazado, destrozándose. Milagrosamente Heidfeld salió del coche muy enfadado pero de una pieza, demostrando la seguridad de los monoplazas. Finalmente el primer puesto fue para Lucas Di Grassi, de Audi Sport, que en ese momento ocupaba la tercera posición, completando el pódium Franck Motagny, de Andretti Fórmula E, que animó la carrera continuamente y Sam Bird, de Virgin Racing, tras la sanción a Daniel Abt. En cuanto a los españoles Oriol Serviá de Dragon Racing ocupó la octava posición y Jaime Alguersuari, de Virgin racing, la undécima.

Con el accidente de en la segunda vuelta de uno de los coches de China Racing que obligó a la salida del Safety Car, el BMW i8 con carga inalámbrica, y el segundo accidente al final de la carrera, en el que el BMW i3, el coche médico, hizo acto de presencia, BMW también tuvo su debut competo en esta competición.

Esperamos ahora la segunda carrera, que se celebrará en Putrajaya (Malasia) el 22 de noviembre. El horario, el mismo que en Pekín, a las 10 de la mañana y transmitido por Energy. Una transmisión que agradecemos haber podido disfrutar, independientemente de los comentarios, de las informaciones y de las confusiones momentáneas que se produjeron. Una cosa sí pediríamos a Energy y es que retiren esa música enlatada de fondo que acompañaba a las imágenes antes del inicio, en las repeticiones y en el momento del cambio del monoplaza, que le dan un aire de diferido muy desagradable a la transmisión.

Os dejamos un vídeo con los mejores momentos de la carrera:

Y la carrera completa, entrenamientos y clasificación incluidos:

Vídeo: Youtube (Burning Whee1s AutoMotoSportTV y Formula E Holdings)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here