El uso de la bicicleta en las grandes ciudades, un derecho y un bien para la salud

0
621

La inactividad física es un factor de riesgo para ciertas enfermedades crónicas como cardiopatías, cáncer, diabetes u osteoporosis. De hecho, la OMS la sitúa como el cuarto factor de riesgo de mortalidad global. Por otro lado, existe una evidencia de que la actividad física de intensidad moderada como caminar o desplazarse en bicicleta, comporta un importante impacto de ganancia en salud.

Según un estudio de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) publicado en junio de 2013, tras una motorización excesiva en los últimos treinta años, el ciudadano está pidiendo una transformación y recuperación de las vías públicas para desplazamientos activos a pie o en bicicleta, y esto constituye una oportunidad para la salud pública con un gran potencial para la mejora de la salud y el bienestar de la población.

 

La SEE considera pues necesario que las diferentes administraciones públicas con responsabilidad en el transporte y la seguridad vial, promuevan el uso de la bicicleta en el entorno urbano de manera que se incluya como parte integral del sistema de transporte. Para la promoción de este uso, no obstante, deberán mejorar múltiples circunstancias como:

 

– El diseño de carriles bici específicos

– Una política de movilidad que de prioridad a los vehículos sostenibles

– La limitación de la velocidad de los vehículos a motor

– Uso de medidas protectoras para los clclistas

– Infraestructuras para el aparcamiento de las bicis

– Bicicletas públicas o compartidas

 

Modelo informático de simulación

Recientemente, investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), han desarrollado un modelo informático de simulación que puede ayudar a los políticos municipales a decidir qué mejoras se pueden hacer en las infraestructuras para incrementar el número de usuarios de la bici. El modelo compara y determina cuál es el conjunto de medidas más adecuado según su impacto.

 

Este modelo, que fue desarrollado en una primera fase en la ciudad de Skopje (Macedonia), permite prever y por tanto adelantarse a los resultados de ciertas actuaciones encaminadas al incremento del número de usuarios de la bicicleta.

Entre las mejoras que contempla el programa está la adecuación del pavimento de las vías, la construcción de nuevas vías para cubrir trayectos nuevos, la creación de estaciones de aparcamiento y alquiler de bicicletas y la modificación de la capacidad de estas estaciones.

 

El modelo tiene en cuenta el grado de motivación de los ciudadanos con el uso de la bicicleta o el de desmotivación por no encontrar las condiciones idóneas para su uso. Por tanto, las medidas de las administraciones deben tratar de hacer que los ciclistas se sientan cómodos y seguros al utilizar la bicicleta.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here