Un sofá con motor eléctrico

0
422

En la Universidad de Hiroshima en Japón, sus estudiantes han resuelto un concurso de innovación mediante la creación de un vehículo eléctrico en el que ha primado la seguridad del conudctor y del viandante. Y es que la carrocería del vehículo es de tela y además va almohadillado para que los posibles impactos en un atropello no tengan consecuencias graves. Aún recuerdo una película de Stallone en la que el protagonista sufre un accidente y una espuma de poliuretano salta y se endurece instantáneamente a modo de air bag, consiguiendo que el piloto no sufra ningún daño.

El ISAVE-SC1 es un coche blando que podría ser considerado un sofá con ruedas y motor eléctrico. Desde luego nadie lo compraría de esta guisa, pero sus fundas pueden ser intercambiables y quién sabe si nuestra madre nos podría hacer algunas a nuestro gusto. No es un vehículo al uso, por supuesto, y más les valdría a los de la Universidad de Hiroshima emprender otros concursos más serios, sin embargo algunas compañías sí que se han fijado en el concepto del vehículo y ya piensan en soluciones para centros comerciales, aeropuertos, o zonas peatonales en las que el riesgo para los viandantes sea evidente.

Nos referimos a los vehículos eléctricos que desarrollan labores de limpieza en centros comerciales mientras que sus puertas están abiertas al público, vehículos de seguridad que vigilan aparcamientos de grandes superficies, los que transportan carritos de la compra, y todos aquellos que circulan en zonas peatonales y que a veces dan más de un susto cuando pasan cerca de los descuidados paseantes.

El desarrollo del ISAVE-SC1 ha tenido un coste de unos 7.000 euros, y la mayoría de su coste se lo ha llevado la gran cantidad de cojines y air bags que tiene tanto en su interior como en su exterior. Este vehículo de tres ruedas, desarrollado por el grupo universitario “Humanix” ha declarado que su intención era hacer un vehículo amable con la humanidad en lugar de un “killer”.

Así es como pensaron que si el coche tenía posibilidad de intercambiar sus fundas y su techo de plástico podría acercarse más a los gustos personales del comprador, un concepto que ya han desarrollado otras marcas como Smart o Mini, pero a una escala bien distinta.

Según sus desarrolladores, el vehículo puede alcanzar unos 50 Km/h y tiene una autonomía de 30 Km.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here