Toyota y BMW avanzan hacia la movilidad sostenible

0
406

Toyota y BMW hacen caso de las encuestas y ponen en marcha un acuerdo de colaboración para el desarrollo de la pila de combustible, así como el de la batería de litio-aire. El acuerdo alcanzado por ambas compañías tiene su punto de partida en diciembre de 2011, cuando decidieron emprender una relación de colaboración a largo plazo para desarrollar vehículos y tecnologías respetuosos con el medio ambiente.

El nuevo acuerdo implica entre otros, el desarrollo de un sistema de pila de combustible, que es una de las soluciones necesarias para alcanzar las cero emisiones.  Ambos grupos automovilísticos compartirán sus tecnologías y desarrollarán de manera conjunta un sistema de pila de combustible para vehículos que comprenda no solo la propia pila y su sistema, sino también un depósito de hidrógeno, un motor y una batería, habiéndose fijado como plazo el año 2020. Además del desarrollo del propio vehículo, colaborarán para crear la infraestructura de mercado necesaria para la implantación del hidrógeno, así como crear códigos y estándares necesarios para la popularización de este tipo de vehículos. Por otro lado, pero en la misma línea, Toyota y BMW, tienen la intención de potenciar el vehículo eléctrico mediante la investigación de nuevas baterías de litio-aire, con una densidad energética muy superior a la de las baterías actuales de ión de litio. Básicamente, la tecnología de litio-aire busca conseguir baterías capaces de generar electricidad al “respirar” de forma similar a un pulmón. En lugar de utilizar pesados óxidos metálicos, las baterías de litio-aire emplean finas láminas de carbono para absorber oxígeno procedente del aire y generar electricidad mediante la reacción que se produce al combinar las moléculas de oxígeno con los iones de litio. Lo bueno de esta reacción es que es totalmente reversible; bastaría con aplicar una corriente eléctrica para separar de nuevo el oxígeno y expulsarlo al exterior, devolviendo la batería a su estado original. El peso de la batería se reduciría en casi la mitad y la densidad energética, en teoría, podría ser de 1.000 veces más, lo que redundaría en el aprovechamiento del espacio interior. El pero aún está  en la inestabilidad de estas baterías que podrían incendiarse al contacto con la humedad del aire. El estudio de nuevas membranas y electrolitos nos dará las claves para el perfecto desarrollo de estas baterías.

Este acuerdo se cierra con la colaboración en el desarrollo de una tecnología ligera para carrocerías de vehículos a base de composites reforzados. Esta carrocería podría ser implantada en un vehículo deportivo de nivel medio que estaría en el mercado a finales de 2013.

Norbert Reithofer, Presidente del Consejo de Administración de BMW AG comparte con Toyota la misma visión estratégica de la movilidad sostenible del futuro, y contempla los cambios tecnológicos en el sector de la automación como una oportunidad de negocio. Akio Toyoda, Presidente de TMC, valora la relación entre ambas compañías como un entendimiento que está empezando a dar sus frutos en el objetivo de crear vehículos siempre mejores.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here