Tesla Model S P85D, 4 ruedas motrices y más autonomía (VÍDEO)

0
558

Más potencia, más velocidad punta, más aceleración y más peso. A cambio más autonomía con la misma batería. ¿Dónde está el truco? Tesla parece haber conseguido la curvatura del círculo con esta nueva versión del Model S. Intentamos averiguar cómo lo han hecho.

La llegada de la nueva versión  del Tesla Model S con doble motor no solo ha incrementado la potencia sino también la autonomía. Lo lógico es pensar que al duplicar los motores y mantener la capacidad de la batería la autonomía debería resentirse, pero Tesla dice justo lo contrario. ¿Magia de la electrónica? Todo tiene su explicación.

La autonomía de un coche eléctrico depende  mucho del conductor y mucho más del terreno que recorramos. Según el ciclo de homologación americano EPA el Model S dispone de 426 km de autonomía mientras que la nueva versión con tracción total logra 474 km, un 11% más. En el simulador de rango de la web de Tesla, podemos hacer algunos ejercicios de imaginación con distintas configuraciones de viaje. Así a una velocidad constante de 104 km/h (65 mph) y climatizador a 21ºC (70ºF) lograríamos una autonomía de 389 km (242 millas), lo que supondría un 19% más. Estos resultados se pueden obtener a partir de la curva velocidad-rango publicada por Tesla en su web.

Con la nueva configuración de motores el P85D mantiene el motor trasero de 350 kW (470 CV) añadiendo uno adicional, en el tren delantero, de 165 kW (221 CV) lo que supone un incremento de potencia del 47%, para un total de 515 kW (690 CV).

En el caso de los futuros modelos 85D y 60D la motorización cambia de forma considerable sustituyéndose el motor de 285 kW (380 CV)  por dos iguales de 140 kW (188 CV) situados en ambos ejes. Esto da un total de 280 kW (376 CV), algo menos que la versión con tracción trasera actual. Todavía no sabemos nada de este nuevo motor que Tesla montará en estas versiones aunque se especula que sean similares al que Tesla proporciona a Toyota para el RAV4 EV de 115 kW (154 CV) o al que monta el Mercedes Clase ED de 132 kW (177 CV).

¿Cómo se hace?

¿Cómo se gana autonomía y se incrementa la potencia? Elon Musk nos lo explica: “Debido a que tenemos dos unidades de accionamiento, es posible modificar de cuál de ellos obtener la potencia para lograr, en cada momento, el punto de eficiencia máxima de los motores. Si solo se tiene un motor únicamente puede utilizarse su curva de potencia-eficiencia. Sin embargo con dos motores se pueden optimizar ambas curvas y lograr una eficiencia conjunta mayor”.

Hasta aquí las escasas explicaciones del CEO de Tesla, aunque de sus palabras se puede deducir algo más. Es muy posible que cada uno de los motores tenga una relación de transmisión optimizada para cumplir una función diferente. Uno para las aceleraciones, el trasero, y otro para mantener la velocidad de crucero, el delantero. Los motores eléctricos, con una sola relación de transmisión, están obligados a “elegir” entre la aceleración y la velocidad. El motor del Model S P85 “tan solo” alcanza una velocidad máxima de 200 km/h. A la mayoría de los compradores no les importará a no ser que sean alemanes y sus autovías tengan velocidades no limitadas, en las que esta velocidad es escasa para un coche que cuesta más de 100.000 euros.

Gracias al segundo motor el P85D tiene lo mejor de los dos mundos; ahora la aceleración es de 3,2 segundos para alcanzar los 100 km/h y la velocidad punta se ha incrementado hasta los 250 km/h. 

Con el P85 D Tesla ha hecho un coche con mayor aceleración, con mayor velocidad punta, con mayor autonomía lo que supone, además, un incremento de peso de 132 kilogramos. Todo un reto para el sentido común al que la ingeniería y la electrónica han logrado dar la vuelta. Una muestra más de lo que se puede hacer con los motores eléctricos y que no se puede a con los motores de combustión tradicionales.

 

Fuente: GreenCarReports

Vídeo: Youtube (Bloomberg News)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here