ŠKODA VisionS prototipo híbrido enchufable-delantera
ŠKODA VisionS prototipo híbrido enchufable

ŠKODA ha presentado su primer prototipo híbrido enchufable, el Vision S, un SUV que adelanta el aspecto de los futuros diseños de la marca y las tecnologías que incorporarán sus modelos en el futuro.

ŠKODA quiere adelantar el ‘nuevo lenguaje de diseño de la marca’ con este SUV, que define como  ‘Un diseño claramente influenciado por el cubismo checo y la tradición del arte de cristal de Bohemia. Las líneas son precisas, afiladas y de corte claro; la distintiva interacción entre luces y sombras en las superficies contorneadas crea efectos impresionantes, que se acentúan gracias al color Verde Island’.

Diseño exterior y tecnología interior

6 plazas distribuidas en 3 filas

El ŠKODA Vision S se basa en la plataforma MQB del Grupo Volkswagen (Plataforma Modular Transversal). Mide 4,7 metros de largo, 1,91 de ancho y 1,68 de alto. Su distancia entre ejes es de 2,79 metros. En él pueden viajar 6 ocupantes distribuidos en tres filas.

Ofrece una gran cantidad de servicios móviles embarcados que se gestionan mediante grandes pantallas de infroentretenimiento y una red digital automovilística a la que los ocupantes se pueden conectar de múltiples formas.

ŠKODA VisionS prototipo híbrido enchufable-trasera
ŠKODA Vision S prototipo híbrido enchufable

Características mecánicas

225 CV de potencia total y 50 kilómetros de autonomía eléctrica

El sistema híbrido está compuesto por un  motor de combustión interna 1.4 TSI de 156 CV (116 kW) y 250 Nm de par motor acompañado de dos máquinas eléctricas. El primer motor eléctrico proporciona 40 kW de potencia continua (54 CV) y un par motor de 220 Nm y está integrado en la caja de cambios DSG de seis velocidades que distribuye la potencia a las ruedas delanteras. El segundo desarrolla 85 kW (114 CV) y 270 Nm propulsa el eje trasero.


Galería de fotografías

 

La potencia total del conjunto es de 225 CV (165kW) que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h. El consumo homologado, que no real, es de 1,9 l/100 km con unas emisiones de 45 gramos de CO2 por kilómetro. La autonomía eléctrica máxima es de 50 kilómetros gracias a su batería de ión-litio de 12,4 kWh situada delante del eje trasero.

Funcionamiento
Ambos ejes trabajan de forma independiente, de modo que el prototipo cuenta con una tracción inteligente a las cuatro ruedas que no requiere ningún acoplamiento mecánico. Los tres motores colaboran de forma altamente flexible: el conductor del ŠKODA Vision S puede elegir numerosos modos operativos; desde la propulsión puramente eléctrica hasta los modos de carga, siempre con el objetivo de la máxima eficiencia

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here